28 de septiembre de 2013 / 08:50 p.m.

Portugal.- El presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, pidió hoy una profunda reflexión sobre la actual ley electoral debido a las imperfecciones que han "perjudicado" al derecho de información de los votantes.

En la víspera de los comicios locales en los que 9,5 millones de portugueses están llamados a elegir 308 alcaldías, Cavaco Silva animó a los ciudadanos a votar "en los órganos de poder más próximos de las personas" y abordó las dos señaladas polémicas que han agitado el proceso electoral.

En su discurso televisado por la estatal RTP, el Jefe de Estado luso, de 74 años, aludió implícitamente al largo proceso de validación judicial de varios cabezas de lista a los que se les había prohibido en primeras instancias judiciales a presentarse por haber cumplido tres legislaturas como alcaldes.

A pocas semanas de los comicios, el Tribunal Constitucional permitió a algunos "veteranos" regidores ir como candidatos en municipios diferentes de los que habían administrado como fue en el caso de Fernando Seara (ex alcalde de Sintra) y Luís Filipe Menezes (ex de Vila Nova de Gaia), candidatos conservadores a Lisboa y Oporto, respectivamente.

El presidente luso se refirió además a otra polémica de los comicios: la discreta cobertura prestada por las televisiones lusas, que esgrimieron falta de medios para cumplir con el seguimiento imparcial que exige la ley.

"Este año, la información a los electores fue perjudicada por la falta de claridad en la legislación aplicable en la presentación de las candidaturas y por la cobertura de la campaña electoral en la comunicación social, limitada por condicionantes anacrónicas en el contexto de nuestra sociedad de la información", manifestó.

Así, el jefe de Estado instó a "la realización urgente de una reflexión ponderada de la legislación electoral", para superar la "inercia" del legislador y evitar que estos problemas y otros, como los relacionados con los plazos de convocatoria de elecciones, vuelvan a suceder.

En estos comicios, los primeros desde que el país firmase en mayo del 2011 un rescate financiero internacional, se decidirán los gobiernos de Lisboa, donde reside el poder político, y Oporto, tradicionalmente el motor industrial del país, las urbes más importantes del país.

La abstención, en alza en los últimos años por el desencanto de los votantes, será uno de los principales desafíos de los comicios, sobre los que los que el gobernante Partido Social Demócrata (PSD, centro-derecha) y el principal opositor, el socialista (PS), hacen distintas lecturas.

El PSD del primer ministro Pedro Passos Coelho ha asegurado que las municipales no son un plebiscito al Gobierno, mientras que los socialistas del secretario general António José Seguro han pedido el voto para castigar al Ejecutivo.

EFE