6 de noviembre de 2013 / 11:29 p.m.

Washington.- El presidente Barack Obama cumple hoy su primer año tras la reelección de 2012 por lo que recordó el pasado 6 de noviembre de 2012, cuando fue anunciado su triunfo, subiendo una fotografía a su cuenta de Twitter con su familia después de su discurso de victoria.

Obama cumple 12 meses con su popularidad a la baja y un complicado panorama con varios frentes abiertos, como el desastroso lanzamiento de la ley sanitaria "Obamacare", las luchas con un Congreso dividido y las revelaciones de un espionaje masivo.

El principal dolor de cabeza de la Casa Blanca vino de la torpe entrada en vigor de la reforma sanitaria

Después de imponerse en noviembre de 2012 con claridad ante el republicano Mitt Romney, Obama anunció las prioridades de su segundo mandato, entre las que se incluían la aprobación de la prometida reforma migratoria, la reactivación económica tras la crisis de 2008 y la puesta en marcha de su programa estrella: la reforma sanitaria.

De estos tres elementos, solo la economía parece registrar una tendencia de mejora, aunque más lenta de lo esperado, y el desempleo, una de las principales preocupaciones de los ciudadanos, se mantiene aún por encima del 7 por ciento, un nivel históricamente alto para la primera economía mundial.

Y es que sin duda el principal dolor de cabeza de la Casa Blanca vino de la torpe entrada en vigor de la reforma sanitaria, el buque insignia de su primer mandato, diseñado para ampliar y abaratar el acceso a la cobertura médica para millones de ciudadanos.

Un mes después de su fecha de lanzamiento, el portal de internet puesto en marcha por el Gobierno federal para poder contratar los nuevos seguros sigue sin funcionar satisfactoriamente.

Antes de que aparecieran los problemas, el plan sanitario ya había concitado la ira republicana, especialmente del Tea Party, que lanzó una estrategia de acoso y derribo en el Congreso para impedir su financiación.

Aquel pulso acabó provocando la parálisis parcial de la Administración federal durante 16 días en octubre y el fantasma de la suspensión de pagos.

"¿Por qué Obama no puede liderar el Gobierno con la facilidad con la gestionaba su campaña?", se preguntaba un reciente artículo del diario Los Ángeles Times.

Igualmente, la reforma migratoria parece estancada en la Cámara de Representantes, de mayoría republicana, y podría tener que esperar hasta 2015 debido a que 2014 es año de elecciones legislativas, y es difícil que republicanos y demócratas alcancen un pacto sobre un proyecto tan ambicioso dada la oposición frontal entre ambos partidos.

EFE