IVÁN CASTAÑEDA/MILENIO DIGITAL
15 de julio de 2015 / 04:21 p.m.

Cuernavaca.- Los restos de Joan Sebastian llegaron a la Catedral de Cuernavaca, donde el intérprete fue homenajeado con una misa que se llevó a cabo este miércoles a mediodía.

Como nunca antes, la iglesia lució abarrotada, dentro y fuera, de fanáticos y curiosos que asistieron para darle el último adiós al cantante, fallecido el pasado lunes a causa de cáncer en los huesos.

Los restos del autor de "Secreto de amor" salieron por la mañana del rancho Cruz de la Sierra, en la comunidad de Teacalco, donde un día antes fueron velados sus restos en compañía de cientos de vecinos guerrerenses que acudieron a despedirse de su paisano y su ídolo.

El féretro fue ingresado al inmueble religioso al mediodía de este miércoles bajo una lluvia de aplausos de miles de personas. Algunos de los asistentes portaron pancartas con mensajes de amor dedicados al músico, mientras en la catedral sonaron algunos de sus temas más conocidos, como "Tatuajes" y "El primer tonto".

Sus hijos José Manuel Figueroa y Julián Figueroa (este último con la cantante y actriz Maribel Guardia), así como los hermanos del fallecido astro, encabezaron el cortejo fúnebre que partió de Teacalco con rumbo a Cuernavaca. Figueroa permaneció atento a cada palabra del padre Luis Millán, quien ofició la misa y recordó a Joan como un hombre que vivió una vida "plena y feliz".

Entre gritos de apoyo, aplausos y también algunas lágrimas transcurrió la misa que duró poco menos de una hora.

Según informó la familia, el cuerpo del intérprete permanecerá en Morelos hasta las primeras horas del jueves, a fin de ser trasladado a la Ciudad de México, donde la Sociedad de Autores y Compositores de México le rendirá un tributo póstumo.

Posteriormente, los restos de Joan serán trasladados mañana a las seis de la tarde de nuevo hacia Guerrero, donde serán incinerados; respecto al destino del cantante, la familia prefirió mantener los detalles en privado, solo se mencionó que serán depositados en un mausoleo.

El también llamado "Rey del jaripeo" falleció en Juliantla, Guerrero, la tierra que lo vio nacer, tras una larga lucha con el cáncer, enfermedad que le fue diagnosticada en tres ocasiones desde 1999.

Joan Sebastian, ganador de cuatro premios Grammy y siete Latin Grammy, tuvo una prolífica carrera en la cual escribió más de mil canciones y lanzó más de 60 discos, acompañado siempre por su guitarra y su sombrero.