MARÍA JOSÉ CANTÚ/MILENIO DIGITAL
23 de julio de 2015 / 10:32 a.m.

México.- Roberto Gómez Fernández se ha desempeñado principalmente como productor de telenovelas; sin embargo, la necesidad de mantener viva la obra de su padre, Chespirito, lo llevó hace 11 años a producir la serie animada de 'El chavo del 8' y ahora repite la experiencia con 'El Chapulín Colorado'.

"Ha sido una aventura larga, el proceso de la animación es bastante más complicado que una telenovela. Ahora me resulta muy fácil pensar en hacer una telenovela comparado con lo que significa una serie animada. Este es un proyecto especial para nosotros después de 'El Chavo Animado', que nos ayudó a empezar con el pie derecho", declaró Gómez Fernández durante la presentación del proyecto.

Aunque Roberto Gómez Bolaños no pudo ver la serie animada terminada, durante el proceso de creación se le mostraron algunos bocetos que le agradaron, asegura su primogénito.

"La noticia le emocionaba pero también le ponía muy nervioso. No se imaginaba dibujado de esa forma, por otro lado seguía sin creer el peso que tenía su obra", detalló el productor, quien desea que 'El Chapulín Colorad sea conocido por las generaciones venideras, pues fue un personaje clave en la carrera de Chespirito.

"A mi padre le abrió las puertas a toda Latinoamérica, fue el primer programa que exportó Televisa cuando la gente no creía que se podía vender contenido al extranjero; hablamos de inicios de los 70. Ahí empezó la historia antes de que se vendieran las telenovelas, lo primero fue 'El Chapulín Colorado'.

"Es una gran responsabilidad (para mí), porque lo más importante es mantener la esencia de los personajes que creó mi padre, pero con las bondades que genera la animación, que antes —por razones de tiempo y presupuesto— no se podían hacer. Es llevar a El Chapulín a escenarios revolucionarios y con más acción de la que tenía originalmente", puntualizó Roberto.

La serie fue elegida  para ser vendida en el festival de Cannes que se llevará a cabo en octubre.

"Mi padre no se cansaba de repetir que El Chapulín era un verdadero héroe, porque a pesar de sus limitaciones —era torpe y muy miedoso—, enfrentaba el peligro y lo superaba", finalizó.