13 de marzo de 2014 / 04:38 p.m.

 

Monterrey.- Hace un siglo, el genio de la comedia Charles Chaplin creó, sin saber, a un icono.

Sin pensar en lo que años después se transformaría, nació Charlot, este peculiar personaje que, sin hablar, logró conquistar a masas durante cada una de sus apariciones.

Sin considerar al cine como su estilo de vida, Chaplin poco a poco se convirtió en un astro gracias a este hombre de pantalones anchos, saco ajustado, sombrero y bigote.

A lo largo de su vida, Chaplin recibió múltiples reconocimientos y nominaciones. Fue candidato al premio Nobel de la Paz y se colocó una estrella con su nombre en el Paseo de la Fama de Hollywood, además de recibir en dos ocasiones el Oscar honorifico protagonizando hasta el día de hoy, la ovación más larga en un acto similar pues durante 12 minutos los asistentes no dejaron de aplaudirle.

Chaplin se resistió cuanto pudo al cambio del mudo al sonoro pues Charlot se expresaba con los gestos, pero para 1936 ya asumió una nueva realidad empleando efectos sonoros y murmullos de fondo.

Hasta hoy, Charlot es considerado el personaje más importante del mundo de la comedia.

Abelardo Luzanía