3 de marzo de 2013 / 05:07 p.m.

 

El canciller venezolano, Elías Jaua, pidió ayer que se deje al presidente Hugo Chávez “tranquilo” mientras recibe tratamientos contra el cáncer, un día después de que el gobierno bolivariano confirmara que el mandatario está siendo sometido a quimioterapia.

“Los que queremos ver a Chávez recuperado y sano queremos que esté tranquilo, ¿verdad? Haciéndose el tratamiento que se tiene que hacer”, dijo Jaua en un acto en Caracas.

“Los que quieren que Chávez no se recupere son los que tienen un chantaje, una presión criminal”, añadió Jaua, refiriéndose a la oposición, que ha acusado al gobierno de mentir sobre la salud del presidente.

El viernes por la noche, tras una misa por la salud del mandatario, el vicepresidente Nicolás Maduro informó, por primera vez, que Chávez recibe quimioterapia como parte de los “tratamientos complementarios” a los que está siendo sometido desde enero.

Maduro afirmó ayer que Chávez “se está tomando su tiempo, pero como en todas las etapas hay decisiones vitales que solo él evalúa y toma, decisiones fundamentales”.

“Nosotros respetamos su tratamiento, no actuamos de manera invasiva sobre sus tratamientos, pero él se mantiene informado y al mando como jefe que es”, insistió.

Maduro afirmó que el proceso de recuperación de Chávez ha sido “totalmente distinto” al de otras operaciones, porque la del 11 de diciembre pasado en La Habana fue una cirugía “más delicada”, al igual que el postoperatorio.

Chávez regresó a Caracas hace doce días tras más de dos meses de hospitalización en Cuba cumpliendo el postoperatorio de la cuarta operación en dieciocho meses de un cáncer de cuya naturaleza no se ha informado.

El líder bolivariano, quien trata de sobreponerse de una insuficiencia respiratoria que se produjo como consecuencia de una infección pulmonar, respira a través de una cánula traqueal que le impide el habla, según el gobierno.

“Mafia maimera”

Nicolás Maduro acusó ayer al líder de la oposición, Henrique Capriles Radonski, de conspirar contra el gobierno desde el exterior, al cuestionar su viaje a Estados Unidos.

“Deje la conspiradera y dedíquese a trabajar por resolver los problemas de Miranda”, señaló Maduro al referirse a las funciones de Capriles como gobernador del estado de Miranda.

En un aviso a través del Twitter, Capriles anunció que llegaría a Miami y que planeaba visitar a un grupo de venezolanos asentados en la región de Florida.

Maduro dijo que Capriles “está desesperado buscando apoyo fuera del país para ser el candidato de la oposición. Se reunió con la mafia ‘maimera’ de Otto Reich y Roger Noriega. Le decimos que no se vuelva loco, porque si viola las leyes venezolanas, se las aplicaremos si viene a perturbar al país”, recalcó.

Mientras tanto, Maduro continuó con sus diarias apariciones en los medios oficiales, en lo que los analistas consideran que es el arranque de su campaña ante una eventual elección.

Antes de ir a Cuba a operarse, Chávez llamó a sus partidarios a votar por Maduro en caso de que quedara incapacitado para volver al poder y se convocaran nuevos comicios.

Agencias