25 de abril de 2013 / 03:46 p.m.

China y Francia firmaron hoy diversos acuerdos en materia nuclear, entre ellos, la construcción por parte de la empresa francesa Areva de una fábrica de reprocesamiento en el país asiático o el desarrollo de un "reactor de tercera generación chino-francés" junto a EDF.

Estos acuerdos se firmaron en el marco de la visita del presidente francés, François Hollande, a Pekín, y tras reunirse con su homólogo chino, Xi Jinping, en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín, sede del Legislativo chino.

Hollande llegó hoy al país asiático para una visita de dos días que tiene como objetivo impulsar la relación comercial entre ambos países y equilibrar "la balanza comercial".

Según indicaron a Efe fuentes francesas, Areva y la Corporación Nacional Nuclear china (CNNC) firmaron una "acuerdo de intenciones" para negociar y llegar a un acuerdo para la construcción en China de "una planta de reciclaje de combustibles de tecnología francesa".

Francia es líder en este tipo de tecnología, que se basa en utilizar el combustible gastado para convertirlo en útil y poder utilizarlo en otro tipo de reactores, que China por el momento solo posee en "fase experimental", dijeron las fuentes.

Durante el primer día de la visita de Hollande a China, también se anunció que Areva y EDF firmaron un acuerdo de cooperación con el Grupo Nuclear chino de Cantón (CGNPC) para ""estudiar el desarrollo de un nuevo reactor de tercera generación franco-chino"".

Actualmente China desarrolla junto a la americana Westinghouse un reactor de tercera generación, después del acuerdo firmado entre esta empresa y la china SNPTC hace aproximadamente dos años, confirmaron fuentes del sector.

Estos dos últimos anuncios se suceden tras hacerse pública la compra por parte de China de 60 aviones Airbus.

Hollande es el primer mandatario occidental que se reúne con Xi Jinping después de que este asumiera la presidencia china, en marzo pasado.

El jefe del Ejecutivo francés mañana continuará su visita a China en Shanghái.

EFE