17 de mayo de 2013 / 09:32 p.m.

San José • El Gobierno de Costa Rica reiteró hoy que los viajes de la presidenta Laura Chinchilla en un avión propiedad de un empresario de reputación dudosa se debieron a un "error", pero la Fiscalía General se propone investigar a fondo si hay una infiltración de organizaciones criminales en el Gobierno.

El nuevo director de Inteligencia, Celso Gamboa, aseguró hoy en una rueda de prensa que "el gobierno no ha sido permeado por el narcotráfico" y que lo sucedido en este caso se debió exclusivamente a una serie de errores en los protocolos de seguridad.

Sin embargo, el fiscal general, Jorge Chavarría, aseguró que se investigará con profundidad si el caso del avión se dio por "negligencia" o si algún funcionario de la Casa Presidencial "fue pagado y está reclutado por una organización criminal".

Chinchilla voló dos veces a Suramérica, en marzo a Caracas y en mayo a Lima, en un avión de la petrolera THX Energy, fundada por Gabriel Morales Fallon, un colombiano, que también tiene nacionalidad costarricense, al que algunos medios vinculan con el narcotraficante Juan Carlos Ramírez, alias "Chupeta", líder del Cartel del Norte del Valle.

Para Gamboa, lo que existe hasta ahora son "especulaciones un tanto complicadas que tornaron nebuloso el viaje", pero que carecen de fundamento.

"El Fiscal tiene la potestad de investigar lo que considere necesario y nosotros de estar a su servicio" agregó, pero insistiendo siempre en el que el episodio de la presidenta y el avión obedeció a errores humanos, a "exceso de confianza" y a la "falta de una cultura de seguridad entre los costarricenses".

Gamboa sustituye desde hoy a Mauricio Boraschi al frente de la Dirección de Inteligencia de Seguridad (DIS), y además es el nuevo Comisionado Antidrogas, viceministro de Presidencia y de Seguridad.

Boraschi, quien hasta este jueves ocupaba todos esos cargos, presentó su renuncia por el sonado caso del avión, pues la seguridad de la presidenta era su responsabilidad directa y aceptó que la DIS nunca tuvo conocimiento del jet en el que Chinchilla voló dos veces a Sudamérica.

Luego de que se revelara que THX Energy fue fundada por Morales Fallón, el ministro de Comunicación y asesor de mayor confianza de Chinchilla, Francisco Chacón, renunció el miércoles a su puesto, aunque alegó haber sido "engañado" por el colombiano, quien se presentó con un nombre falso.

El abogado de Morales, Bernan Salazar, se ha negado a hablar con medios locales, pero en declaraciones a la radio colombiana La F.M. reconoció hoy que su cliente se reunió con Chacón y le entregó una tarjeta de negocios con el nombre de Gabriel O'Fallan.

Según Salazar, esto ocurrió "porque en Costa Rica es común que la gente se cambie el nombre".

El abogado confirmó que Morales Fallon tuvo contacto con Chacón y con la asistente personal de Chinchilla, Irene Pacheco, quien presentó la renuncia el jueves por la noche junto con Boraschi.

Salazar añadió que su cliente participó en la reunión porque fue "invitado" por Chacón a una cita en agradecimiento por el préstamo de la aeronave.

Hasta ahora, la versión oficial y reiterada del Gobierno es que todo el episodio ocurrió, exclusivamente, por errores de comunicación entre el despacho presidencial y la DIS, por lo que se implementarán nuevos y más estrictos protocolos de seguridad

"Haremos un análisis introspectivo para ver en dónde estuvo el fallo que expuso la integridad y dignidad de la Presidenta y del país, pero hay que aclarar que el narcotráfico no ha permeado este gobierno, caracterizado por ser el más eficiente en la incautación de droga y en la desarticulación de bandas delictivas", resaltó Gamboa.

Sin embargo, estas explicaciones son insuficientes para la oposición, que considera que aun quedan muchas preguntas por responder.

Para el diputado izquierdista José María Villalta "hasta hora solo se han atrapado a los peces chicos y no a los verdaderos responsables".

EFE