24 de marzo de 2013 / 02:25 a.m.

Los enfrentamientos entre manifestantes y simpatizantes del grupo islamista que gobierna Egipto se prolongaron hasta altas horas de la madrugada.

 

El Cairo • Al menos 162 personas resultaron heridas en los choques que se prolongaron hasta altas horas de la madrugada en las inmediaciones de la sede principal de los Hermanos Musulmanes egipcios, en El Cairo, informó hoy el Ministerio de Sanidad.

Según la agencia de noticias estatal Mena, el jefe de la Administración Central de Atención y Tratamiento del Ministerio, Jaled al Jatib, apuntó que los heridos fueron trasladados a hospitales para recibir tratamiento.

El líder espiritual de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badía, visitó hoy la sede principal de la cofradía, en El Cairo. En el lugar, ubicado en el barrio de Al Moqatam, en el este de la capital, Badía agradeció a los jóvenes militantes de la cofradía que permanecieran frente a la sede para protegerla de cualquier ataque, según la agencia de noticias estatal egipcia, Mena.

El líder del grupo islamista elogió "la paciencia y el alto grado de contención que mostraron sus partidarios frente a los ataques lanzados por 'baltaguiya' (matones), pese a las graves heridas que sufrieron" los seguidores de la Hermandad.

Los enfrentamientos se desencadenaron tras la oración musulmana del viernes, cuando una marcha de la oposición en dirección al edificio de los Hermanos Musulmanes se encontró con seguidores de éstos por el camino que intentaron impedírselo, dijo a Efe una fuente de los servicios seguridad.

Acto seguido se desató una batalla campal en la zona, donde las fuerzas antidisturbios emplearon gases lacrimógenos para dispersar a los contendientes.

Según la versión de los Hermanos Musulmanes, decenas de "baltaguiya" (matones) intentaron asaltar su edifico y lanzaron piedras y botellas vacías contra las fuerzas del orden que protegían el lugar, además de disparar con escopetas de perdigones.

La sede de los Hermanos Musulmanes en el barrio cairota de Al Moqatam no fue el único escenario de disturbios, ya que otro edificio de la cofradía islámica en Manial, en el centro de la capital, fue saqueado por opositores al grupo.

El diario estatal Al Ahram afirma hoy, en su página web, que en Alejandría, en el norte del país, manifestantes asaltaron una oficina del Partido Libertad y Justicia (PLJ), brazo político de la Hermandad.

En el delta del Nilo, también fueron blanco de la ira de los detractores de los Hermanos las sedes del grupo y del PLJ en las localidades de Mansura, Mahala al Kubra y Zagazig, contra las que manifestantes arrojaron piedras y cócteles molotov.

Tras la revolución que derrocó el régimen de Hosni Mubarak en febrero de 2011, los Hermanos Musulmanes han emergido como la principal fuerza política de Egipto y el actual presidente del país, Mohamed Mursi, fue uno de sus dirigentes hasta que accedió a la Jefatura de Estado.

EFE