EFE
3 de agosto de 2013 / 03:20 p.m.

Londres • El Reino Unido cerrará mañana y el lunes su embajada en Yemen, como medida de precaución, y ha pedido a sus nacionales que estén en ese país que se marchen por razones de seguridad, informó hoy el Ministerio de Exteriores.

El Gobierno también ha advertido a los británicos que estén en Yemen que el Reino Unido tendrá dificultades para evacuarles si la situación de seguridad empeora en Yemen, donde se han producido incidentes cuando varios soldados amotinados intentaron asaltar el palacio presidencial, informan hoy los medios.

La advertencia del Foreign Office, que pide a los británicos no viajar a Yemen, se conoce después de la alerta de seguridad emitida por Estados Unidos ante el temor de ataques terroristas de la red Al Qaeda cuando se aproxima el fin del mes sagrado de Ramadán.

En un comunicado, el Ministerio británico de Exteriores señala que si "Usted no abandona el país ahora, mientras vuelan las aerolíneas comerciales, será bastante improbable que el Gobierno pueda evacuarle o facilitarle asistencia consular".

"La situación en Yemen continúa siendo volátil, con continuos disturbios y enfrentamientos violentos. Aún hay una amenaza de una escalada de la violencia", agrega la nota.

El ministerio recomienda a los británicos que estén en Yemen que cuenten con protección de seguridad si deben moverse por el país.

"Hay una alta amenaza terrorista en todo Yemen. Los terroristas continúan amenazando con nuevos ataques", afirma el comunicado, en el que alerta de posibles secuestros por parte de terroristas.

Al mismo tiempo, las embajadas británicas en Oriente Medio reforzaron el viernes su vigilancia como precaución tras la alerta mundial de viaje emitida por Estados Unidos.

El Foreign Office indicó ayer que se ha actualizado la alerta de viaje para Arabia Saudí, Omán, Catar, Baréin, Kuwait, los Emiratos Árabes Unidos e Irak después del aviso estadounidense.

Este domingo es día laborable en esas naciones y el Gobierno estadounidense considera que podría producirse un ataque del grupo terrorista en países de Oriente Medio y el norte de África.