14 de febrero de 2013 / 01:49 p.m.

 China ha desplegado más de 150 detectores de radiación para evaluar los cambios atmosféricos en el noreste de China, en la zona fronteriza con Corea del Norte, después de que Pyongyang emprendiera un test nuclear el pasado martes.

El Ministerio de Protección Medioambiental aseguró hoy que publicará los datos extraídos de forma diaria, según recoge la agencia oficial Xinhua.

Por ahora, el citado ministerio asevera que la radiación se ha mantenido en niveles normales desde el miércoles, un día después del ensayo nuclear, y que el medio ambiente de China no se ha visto afectado.

Las provincias chinas de Jilin y Liaoning, situadas al noreste del país asiático, comparten frontera con Corea del Norte, lo que ha motivado a China a intensificar el control de las actividades del régimen de Kim Jong-un en las zonas limítrofes.

El Gobierno chino, aliado de Corea del Norte, aseguró el martes que se opone "firmemente" a la prueba nuclear efectuada por Pyongyang, y urgió al país a no emprender más acciones que "empeoren la situación".

La prueba nuclear de Corea del Norte, confirmada por el propio régimen, fue en respuesta a las sanciones que el Consejo de Seguridad de la ONU le impuso recientemente por el controvertido lanzamiento de un cohete de largo alcance en diciembre.

La resolución, propuesta por Estados Unidos y respaldada por China (miembro permanente del Consejo de Seguridad), condenó enérgicamente a Corea del Norte por lo que se calificó de prueba de "tecnología de misiles balísticos".

China también aprobó las sanciones impuestas por la ONU contra Pyongyang por sus ensayos nucleares en 2006 y 2009, aunque mantiene el envío de alimentos y la cooperación energética con la República Popular Democrática de Corea.

La próxima semana, el enviado nipón para la desnuclearización de la península coreana, Shinsuke Sugiyama, tiene previsto viajar a Pekín para reunirse con su homólogo chino, Wu Dawei, con el objetivo de debatir acerca del ensayo nuclear norcoreano.

Según indicó un portavoz de la cancillería nipona a la agencia japonesa Kyodo, Wu recalcó en una charla telefónica con Sugiyama que China realizó esfuerzos diplomáticos hasta el "último segundo" para disuadir a Pyongyang de realizar la prueba.

EFE