27 de junio de 2013 / 01:50 p.m.

Rishikesh• Las cremaciones en masa de las víctimas de las inundaciones en la India han empezado hoy, para evitar la propagación de enfermedades en la ciudad de Kedarnath, epicentro de las lluvias en el norteño estado de Uttarakhand, informó hoy a Efe una fuente oficial.

La mejora del tiempo permitió ayer incinerar a 18 víctimas mortales de las lluvias en esta ciudad y hoy están previstas 25 cremaciones, indicó el secretario regional de Interior, Om Prakash, quien añadió que las incineraciones durarán una semana.

Según el último recuento, las lluvias torrenciales en Uttarakhand causaron 822 muertos, unos 600 de ellos en Kedarnath, enclave que acoge uno de los lugares de peregrinaje más sagrados del hinduismo y visitado en esta época del año por miles de personas.

Para poder efectuar las cremaciones, las Fuerzas Aéreas han transportado en helicóptero madera y llevado a sacerdotes a Kedarnath para oficiar las ceremonias religiosas.

El portavoz oficial indicó que también se han realizado una veintena de incineraciones en las cercanas ciudades de Haridwar y Rishikesh.

En Rishikesh, localidad a los pies del Himalaya conocida como la capital mundial del yoga, las autoridades están concentrando a los rescatados y desde allí los trasladan a otras ciudades.

En su estación de autobuses cientos de personas esperan, en muchos casos, a familiares desaparecidos tras casi dos semanas sin noticias, muchas de cuyas fotos cuelgan en las paredes de la terminal.

Mientras tanto, continúan las labores de salvamento para rescatar a unas 4.000 personas que continúan atrapadas y para encontrar a unas 350 personas en paradero desconocido.

Por el momento, casi 100.000 personas han sido rescatadas en una operación que se espera que se prolongue cuatro días más.

El Gobierno indio ha desplegado hasta ahora 45 aeronaves militares para acometer las labores de auxilio en la que es su mayor operación hasta la fecha y que también incluye a cerca de 10.000 efectivos militares.

El pasado martes murieron veinte personas, la mayoría militares, tras estrellarse un helicóptero que ayudaba en el rescate en la zona afectada por la catástrofe.

EFE