29 de enero de 2013 / 02:23 p.m.

 Las asociaciones de judíos residentes en Argentina expresaron ayer su “enérgico rechazo” a la decisión del gobierno de Cristina Fernández de firmar un acuerdo con Irán para crear una comisión especial que investigue el atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en Buenos Aires, que causó 85 muertos en 1994.

La AMIA y la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) advirtieron en un comunicado que la conformación de una comisión de la verdad “no está contemplada por las leyes argentinas” e implica una declinación de la soberanía nacional.

Además, pidieron tener presente la tarea de los fiscales y de la Interpol, que dieron curso a las peticiones de captura de miembros del ex gobierno iraní, presuntamente implicados en el atentado.

En declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN), el presidente de la AMIA, Guillermo Borger, afirmó que “no se puede alcanzar la verdad sin la justicia” y recordó que “hace casi tres años una gran cantidad de pruebas de lo actuado fue confirmado por la Corte Suprema de Justicia ante un veredicto realmente histórico” y sostuvo que hablar ahora de la creación de una comisión de la verdad “parecería indicar que todo lo actuado durante estos casi 19 años no haya sido verdad. Todo lo actuado es absolutamente verdadero”, aseguró.

Por su parte, el fiscal especial del caso AMIA, Alberto Nisman, no quiso pronunciarse en relación a la firma del acuerdo, aunque adelantó que apoyará la decisión de los familiares de las víctimas”, en declaraciones al diario La Nación.

El gobierno argentino firmó el domingo un acuerdo que contempla la revisión de todos los documentos de la investigación del atentado a la AMIA y la creación de una comisión integrada por cinco juristas internacionales electos por ambos países para llevar adelante dicha revisión.

El acuerdo establece que la Comisión de la Verdad emitirá un informe no vinculante “con recomendaciones sobre cómo proceder con el caso en el marco de la ley y regulaciones de ambas partes”, las cuales “tendrán en cuenta estas recomendaciones en sus acciones futuras”.

El memorando de entendimiento, que entrará en vigencia una vez que sea ratificado por los Parlamentos de ambos países, fue firmado por los cancilleres de Argentina, Héctor Timerman, y de Irán, Ali Akbar Salehi, en el marco de la cumbre de la Unión Africana, que se celebra en Adis Abeba, Etiopía.

El acuerdo, que fue calificado como “histórico” por la Presidenta argentina, prevé la realización de interrogatorios a los sospechosos, pero en Teherán.

El atentado a la AMIA, que causó 85 muertos y 300 heridos en 1994, fue el segundo ataque terrorista contra intereses judíos en el país, después de que 29 personas muriesen en 1992 debido a la explosión de una bomba frente a la embajada de Israel en Buenos Aires.

La comunidad judía atribuye a Irán y a Hezbolá la planificación y ejecución de ambos atentados.

EFE