NOTIMEX
3 de octubre de 2016 / 10:09 a.m.

PARÍS.- La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, condenó la agresión que sufrió Kim Kardashian en un palacete parisino la pasada madrugada, en la que un grupo de cinco hombres enmascarados le robaron joyas valoradas en al menos diez millones de dólares.

En un comunicado, la presidenta municipal de la capital francesa envió además todo su apoyo a la esposa del célebre rapero Kanye West, luego del robo en el que fue amenazada a punta de pistola.

“Le envío mi apoyo y le digo que siempre será bienvenida en París. Tengo toda la confianza en las fuerzas de la policía, en la investigación en curso, para identificar y detener rápidamente a los autores de estos hechos”, comentó Hidalgo.

Asimismo, la alcaldesa calificó el robo como un “acto muy raro” en la Ciudad Luz y afirmó que la capital de Francia tiene un buen sistema de seguridad.

“Las calles de París están hoy en día protegidas a la altura de las necesidades. Es posible ir a al capital francesa, visitarla y practicar diversiones, en buenas condiciones de seguridad”, aseveró Hidalgo.

"(El asalto) ocurrió en un espacio privado, lo que no cuestiona la seguridad del espacio público parisino”, subrayó.

De acuerdo al reporte policial, los ladrones se llevaron el anillo de casada de la estrella televisiva valorado en más de cuatro millones de dólares y joyas por valor de cinco millones más, así como dos celulares, tarjetas de crédito y dos mil dólares en efectivo.

Medios locales reportaron que la estrella no está herida, pero sí impactada por el asalto que ocurrió en un inmueble parisino de lujo del octavo distrito de París, en el centro de la capital francesa.

De acuerdo a las fuentes, la modelo fue atada con cinta elástica y encerrada en el baño de su departamento.

La Brigada de represión de la delincuencia (BRB, por sus siglas en francés) se hizo cargo del caso.

Kardashian, quien abandonó esta tarde Francia, se encontraba en París desde hace días acompañada de su madre y de dos hermanas para asistir a la semana de la moda de la capital francesa.

Su marido, el rapero Kanye West, canceló bruscamente un concierto que ofrecía en Nueva York, Estados Unidos, al conocer la noticia que está dando la vuelta al mundo, precisaron las fuentes.

Voceros de la Unión de oficios y de las industrias de hostelería de Francia (UMIH, por sus siglas en francés) consideraron que el asalto es altamente dañino para Francia como destino turístico, pero que un asalto similar habría sido imposible en un hotel en los que se han hecho esfuerzos en términos de seguridad.