25 de marzo de 2013 / 10:25 p.m.

Roma • El Tribunal de Apelación de Palermo (sur) condenó hoy a siete años de cárcel por colaboración con la mafia al exsenador Marcello Dell'Utri, histórico colaborador del ex primer ministro de Italia Silvio Berlusconi, en la repetición del juicio en segunda instancia ordenada por el Tribunal Supremo italiano.

El tribunal palermitano confirmó la sentencia emitida en junio de 2010 en el primer proceso en apelación celebrado por este caso y que fue anulada por el Supremo en marzo de 2012, al considerar que existía un "vacío de argumentación" en la misma y obligó a repetir el juicio.

El fiscal general Luigi Patronaggio comentó ante los medios de comunicación italianos que con esta condena se ha reconocido la culpabilidad de Dell'Utri por los cargos que se le imputaban hasta 1992, ya que de los hechos posteriores a ese año de los que estaba acusado ya había quedado absuelto de forma definitiva.

Según la acusación, Dell'Utri mantuvo contactos con la Cosa Nostra, la mafia siciliana, durante cerca de treinta años, y medió para alcanzar un acuerdo de protección y colaboración con el fin de garantizar la seguridad de Berlusconi y su familia cuando este era un empresario y antes de que entrara en política a principios de la década de los años noventa.

En las motivaciones de la sentencia emitida en junio de 2010 por los jueces en el primer juicio de apelación, estos consideraron que Dell'Utri efectivamente había actuado como enlace entre las dos partes.

Los jueces consideraron además que el fallecido mafioso Vittorio Mangano fue contratado, con la mediación de Dell'Utri, para trabajar para Silvio Berlusconi con el fin de garantizar la seguridad del entonces empresario, y no como mozo de cuadras, como se había dicho.

Sin embargo, los jueces establecieron que no existían pruebas suficientes de que entre Dell'Utri y la Cosa Nostra se estipulara un pacto político-mafioso, como sostenía la acusación, que alegó que el exsenador adquirió compromisos con la asociación mafiosa a cambio de su apoyo electoral.

Tras la emisión de esta primera sentencia de apelación, el Supremo la anuló y dispuso la repetición del juicio al considerar que para los años que van de 1977 a 1982 existía un "vacío de argumentación" en la sentencia de los jueces de Palermo, pues en esa época Dell'Utri supuestamente no trabajaba para Berlusconi, sino para otro empresario.

Con la sentencia emitida hoy a siete años se reduce en dos años la pena de cárcel dictaminada en primera instancia, cuando Dell'Utri fue condenado a nueve años de prisión.

En primera instancia, el proceso se prolongó durante más de siete años y en él fueron llamados a declarar a cerca de 270 testigos, entre ellos el propio Berlusconi, aunque se acogió al derecho de no responder.

EFE