11 de noviembre de 2013 / 09:29 p.m.

Entebe, Uganda.- Un anticipado acuerdo de paz entre el gobierno del Congo y los rebeldes del movimiento M23 fue aplazado después que las autoridades congoleñas pidieron más tiempo para estudiar el documento, informó el lunes un vocero del gobierno ugandés.

Diplomáticos ugandeses y occidentales habían supuesto que se firmaría el acuerdo definitivo después de casi un año de negociaciones.

La delegación del gobierno congoleño no estaba lista para acceder a los términos del documento, dijo el vocero del gobierno ugandés Ofwono Opono, y agregó que el acuerdo tendrá que esperar hasta que el Congo "se decida".

Opondo agregó que el gobierno congoleño pidió más tiempo para revisar el texto pese a haber tenido una copia durante por lo menos tres días. Los funcionarios gubernamentales no emitieron un comunicado sobre la situación.

Okello Oryem, vicecanciller de Uganda, dijo a The Associated Press que el acuerdo no fue firmado después que el gobierno congoleño insistió en que firmaría una "declaración" de que la rebelión había terminado, pero no "un acuerdo" con los rebeldes del M23, cuestión que, según dijo, reflejaba la dificultad de mediar en el proceso de paz entre ambos bandos.

Las conversaciones de paz se han interrumpido reiteradamente desde que comenzaron en diciembre, a veces por detalles menores, según funcionarios ugandeses. No estaba claro cuándo volverán a reunirse las dos partes.

El ejército congoleño desalojó en las últimas semanas al M23 del este del país, y la semana pasada los insurgentes declararon el fin de su rebelión. El acuerdo se proponía sentar las bases para la paz en el este del Congo.

Dignatarios y periodistas se habían reunido en la residencia oficial del presidente de Uganda en la ciudad de Entebe para presenciar la ceremonia de la firma. Pero llegó la hora programada de las 18: horas sin novedad.

Algunos participantes en la ceremonia sugirieron que la cuestión de la amnistía para los soldados rebeldes podía demorar el acuerdo. La delegación del gobierno congoleño estaba encabezada por el canciller Raymond Tshibanda, mientras que la delegación rebelde estaba presidida por Bertrand Bisimwa, titular civil del M23.

Al parecer el gobierno de Uganda ha buscado compromisos de amnistía para los comandantes rebeldes acusados de cometer abusos graves durante la rebelión de 19 meses.

El presidente ugandés Yoweri Museveni censuró al gobierno del Congo por mantener lo que calificó de política exterior "eurocéntrica", la cual consideró indiferente a los intereses de vecinos como Ruanda y Uganda, países acusados de apoyar a los rebeldes del M23.

Ambas naciones, cuyos soldados en el pasado invadieron el este del Congo para luchar contra otros grupos insurgentes, niegan las acusaciones pese a evidencias recogidas por expertos de las Naciones Unidas.

AP