4 de marzo de 2013 / 05:30 p.m.

Berlín • El constructor de un edificio junto al mayor tramo de Muro de Berlín que permanece aún en pie ha renunciado a retirar más segmentos del mismo ante las protestas masivas de los ciudadanos de la capital alemana contra el desmantelamiento de uno de los últimos vestigios de la Guerra Fría.

"No necesito imperiosamente ese agujero" en el muro, afirma Maik Uwe Hinkel, constructor de un edificio de viviendas de lujo junto al Muro de Berlín en declaraciones que publica hoy el tabloide Bild, en las que se muestra dispuesto a un compromiso.

Unas 5 mil personas se manifestaron este domingo en la capital alemana en contra del polémico plan para desmantelar una parte de la conocida "East Side Gallery", el tramo del Telón de Acero decorado con murales de artistas internacionales, según datos de la policía local.

La concentración, en la que no se registró ningún incidente, consistió en una serie de actuaciones musicales e intervenciones desde un pequeño escenario de personas, entre ellas políticos y artistas, vinculadas de una u otra forma al Muro de Berlín.

La protesta, que arrancó a mediodía y acabó a media tarde, tuvo lugar después de que el viernes la presión ciudadana en la calle y en las redes sociales lograse paralizar, por dos días, el desmantelamiento de esa parte del muro por motivo de unas obras cercanas.

La construcción de un bloque de viviendas de lujo en lo que antes fue la Franja de la Muerte había obligado a las autoridades locales a abrir un agujero en el tramo más icónico del Muro de Berlín, una de las principales atracciones turísticas de la capital alemana, para dar acceso a la calle a los nuevos edificios.

Hinkel subraya en ese sentido que "podemos cambiar los planes si el distrito y el segundo constructor en nuestra vecindad colaboran" y buscan alternativas que eviten tener que desmontar parte de la "East Side Gallery".

Además de la construcción de Hinkel está proyectado levantar en el mismo lugar por un inversor israelí un segundo edificio con un hotel y 80 viviendas también de lujo, que necesita igualmente acceso a la calle y, para ello, la retirada de mas segmentos del muro en la "East Side Gallery".

Las primeras protestas se registraron el viernes, cuando un equipo de operarios y miembros de las fuerzas de seguridad retiraron el primero de los bloques prefabricados de hormigón que componen el Muro de Berlín.

Internet también se ha hecho eco de las protestas ciudadanas, con decenas de vídeos e imágenes del desmantelamiento y las manifestaciones en las redes sociales, y una petición popular en la plataforma change.org que ya ha obtenido más de 55 mil firmas.

El Muro de Berlín dividió la actual capital alemana durante 28 años, separando el sector occidental, capitalista y democrático, de la extinta Alemania comunista, y en sus alrededores murieron, oficialmente, al menos 136 personas que trataron de cruzarlo.

El Muro de Berlín cayó el 9 de noviembre de 1989, aunque ciertos tramos se conservaron como recordatorio de la histórica división que siguió a la II Guerra Mundial y en la actualidad es uno de los principales atractivos de la capital alemana.

EFE