31 de diciembre de 2013 / 01:06 a.m.

El Salvador.- Las autoridades salvadoreñas dijeron el lunes que persiste el riesgo para la población en los alrededores de un volcán que lanzó gases y cenizas la víspera, y no descartaron nuevos episodios eruptivos, por lo que mantuvieron el estado de alerta.

El volcán Chaparrastique continuaba en actividad y "no se descartan nuevos episodios eruptivos del cráter central o sus flancos", informó el ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Según un reporte de los técnicos que han inspeccionado el volcán —que el domingo arrojó cenizas sobre los municipios más inmediatos de los departamentos de San Miguel y Usulután, en el este de El Salvador— el conducto central del cráter se abrió lo suficiente como para que los gases puedan salir con más facilidad.

La investigación confirmó que "la pluma de gases muestra un color azul", característico de presencia de dióxido de azufre, uno de los principales constituyentes en los volcanes activos.

El domingo por la mañana, "una columna eruptiva de gases y cenizas... se elevó aproximadamente entre 5 y 10 kilómetros", informó el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

El volcán Chaparrastique está en el departamento de San Miguel, a 135 kilómetros al este de la capital, y tiene una altura de 2.129 metros sobre el nivel del mar. La última vez que hizo erupción fue el 29 de diciembre de 1976.

De acuerdo con la última proyección del transporte de ceniza proporcionado por la Administración Nacional para los Océanos y la Atmósfera de Estados Unidos (NOAA por sus siglas en inglés), el lunes "la nube de ceniza se habría disipado completamente en el territorio nacional".

En el aeropuerto internacional de El Salvador en Comalapa, a 34 kilómetros al sureste de la capital, se reanudaron las operaciones luego de que el domingo la empresa Avianca-Taca cancelara más de 30 vuelos. "Los vuelos itinerados (programados) para este día (lunes) están operando con normalidad", según un comunicado de prensa de la aerolínea.

El presidente Mauricio Funes dijo en un mensaje a la nación: "La emergencia no ha causado víctimas ni daños graves". Destacó que volcanólogos y científicos no tienen certeza de que vayan a producirse nuevas erupciones pero tampoco pueden descartarlas. Por ello, explicó, decidieron mantener la alerta amarilla a nivel nacional y la alerta naranja para el departamento de San Miguel.

La alerta naranja —la tercera más grave en cuatro etapas de emergencia— significa que las comisiones municipales y departamentales deben tomar medidas de precaución y atender de inmediato a la población en las zonas más críticas. Con la alerta amarilla se activa el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional para coordinar la ayuda a la población en todo el país.

La viceministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Lina Pohl, recordó que el Chaparrastique tiene un registro sísmico muy alto. "En estos últimos 300 años ha habido 20 erupciones, la última que tuvimos en los años 70 duró entre diciembre y febrero, dos meses donde aparecieron varios de estos episodios", agregó.

"Este es un volcán súper activo, tremendamente activo, es el volcán más activo de El Salvador", remarcó.

La directora del Observatorio Ambiental, Celina Kattán, afirmó que no se puede dar por terminado el evento: "Hemos tenido una erupción formal. Comenzó lanzando gases y cenizas. La erupción puede continuar por días, puede continuar por semanas".

Según Protección Civil, 2.214 personas reciben atención en los trece albergues habilitados en los departamentos de San Miguel y Usulután.

AP