27 de junio de 2013 / 02:07 p.m.

Dehradún• Casi dos semanas después de las lluvias monzónicas que arrasaron el norteño estado indio de Uttarakhand todavía quedan unos 2 mil 500 peregrinos atrapados que serán evacuados por aire, informó a Efe hoy una fuente del Ejército.

En la ciudad sagrada de Badrinath, en el norte del estado, permanecen aislados más de 2 mil peregrinos, que no han podido ser rescatados esta jornada por el mal tiempo, dijo Rajesh Isser, comandante de la operaciones de auxilio de las Fuerzas aéreas en el aeropuerto de Jolly Grant.

Además, en el área de Harsil, cercana al nacimiento del río Ganges en Gangotri, unas 500 personas han sido evacuadas en las últimas 24 horas, pero aún quedan unos cien peregrinos que rescatar.

En esta zona se evacuará a los habitantes locales en helicóptero, ya que las carreteras están cortadas y será necesario al menos un mes para reparar las vías de comunicación terrestres.

Las lluvias, que se han adelantado un mes y han sido un 68 % más abundantes de lo habitual, causaron 822 muertos en Uttarakhand, según el último recuento, aunque estimaciones no oficiales sitúan el número de fallecidos entre 5 mil y 10 mil.

El mal tiempo ha complicado en la jornada de hoy el trabajo de los 45 helicópteros y siete aviones a las órdenes del comandante Isser, quien afirmó que la operación de rescate ya ha finalizado y en los próximos "tres o cuatro días" terminarán de evacuar a peregrinos.

En Kedarnath, enclave que acoge uno de los lugares de peregrinaje más sagrados del hinduismo visitado en esta época del año y epicentro de las inundaciones con al menos 600 fallecidos en la zona, no se han encontrado más supervivientes.

"Hemos inspeccionado la zona por aire y tierra y no hay rastros de vida. Es posible que muchas personas estén bajo el lodo o que fueran arrastradas por las aguas", estimó Isser.

"Es imposible calcular el número total de muertos", dijo el responsable de las operaciones de rescate aéreas.

Las autoridades comenzaron ayer a celebrar cremaciones en masa en Kedarnath por miedo a la propagación de enfermedades con madera y sacerdotes transportados en helicóptero con 18 incineraciones y 25 previstas para hoy.

El Ejército ha tomado muestras de ADN y fotografías de los cadáveres para que sean identificados por las familias, muchas de las cuales esperan noticias de sus allegados.

El Gobierno indio ha desplegado 45 aeronaves militares para participar en las labores de auxilio en la que es su mayor operación hasta la fecha y que también incluye a cerca de 10 mil efectivos que han rescatado a unas 100 mil personas.

El pasado martes murieron veinte personas, la mayoría militares, tras estrellarse un helicóptero que ayudaba en el rescate en la zona afectada por la catástrofe.

Las inundaciones son frecuentes durante la temporada del monzón en la India, aunque la lluvias de este año en el norte del país han sido mucho más fuertes y se han iniciado antes de lo habitual.

El gigante asiático depende de las precipitaciones monzónicas para sostener el motor agrario, un sector que emplea directa o indirectamente a dos tercios de los trabajadores indios.

EFE