27 de febrero de 2013 / 03:29 p.m.

Washington • El presidente de Estados Unidos Barack Obama, hizo sonar todas las alarmas ayer sobre los recortes al presupuestos que entrarán en vigor en dos días y urgió a los republicanos a alcanzar un compromiso para evitar que el país “"se dispare una bala en el pie"”.

Desde un astillero de Newport News, en Virginia, donde se construyen los portaaviones y submarinos nucleares, Obama alertó, horas después de que hablara el presidente del banco central (Fed) Ben Bernanke, que estos recortes automáticamente “"debilitarán la reactivación de la economía"” de EU. Se convertirán en un “"hacha"” de los gastos del Estado, estimó.

“"Estos recortes son malos, no son inteligentes y no son justos"”, sentenció Obama en el amplio vestíbulo del astillero. “Es una herida autoinfligida que puede ser evitada"”, advirtió.

Obama sostuvo que la economía y la seguridad nacional sufrirán si se aplican los recortes, valorados en más de 85 mil millones de dólares.

El “2secuestro"”, como se conoce a esas reducciones presupuestarias, “"es un mal nombre, pero sus efectos serán aún peores"”, destacó Obama en un discurso ante unos mil trabajadores de la empresa Huntington Ingalls Industries (HII) en el astillero de Newport News, el mayor empleador del sector industrial en Virginia.

El mandatario está intentando que la responsabilidad de la entrada en vigor del plan de austeridad recaiga en los republicanos. Ambos partidos no han sido capaces de llegar a un acuerdo para encontrar un forma de reducir el déficit en los últimos 18 meses.

“Hay demasiados republicanos en el Congreso que ahora mismo rechazan dar un pequeño paso cuando se trata de cerrar agujeros fiscales y exenciones tributarias”, afirmó Obama. “Esto nos bloquea”, confesó.

El vocero republicano en el Congreso, John Boehner, dejó a su vez al descubierto la exasperación de los líderes opositores sobre los recortes presupuestarios que se avecinan.

“"No creo que el presidente (Obama) se haya centrado en buscar una solución"”, dijo también un ofuscado Boehner a la prensa.

Los recortes, que ascienden a 1.2 billones de dólares para los próximos 10 años, provocarían una reducción indiscriminada del presupuesto de las agencias federales, excepto para algunos programas obligatorios como el Medicaid (de salud) y los cupones de alimentos.

Ilegales, “"a la calle"”

La agencia de inmigración y aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) de EU ha sacado de la cárcel a centenares de indocumentados para ajustarse a los próximos recortes presupuestarios.

“"A causa de la incertidumbre fiscal (...) el ICE ha revisado su población de detenidos para asegurarse de que los niveles de detención se ajustan a su presupuesto actual"”, explicó ayer la portavoz, Bárbara González, en un correo electrónico enviado a la agencia AFP.

Como resultado, el “"ICE ha revisado centenares de casos y ha dejado a esos individuos bajo métodos de supervisión menos costosos que la detención"”, explicó.

El ICE tiene en la actualidad unos 30 mil detenidos como promedio en sus instalaciones en todo el país, informaron fuentes de la misma institución a la AFP.

ClavesOtra batalla más

El Senado de Estados Unidos confirmó ayer a Chuck Hagel, de 66 años, como nuevo secretario de Defensa, tras una batalla legislativa poco frecuente en la historia del país.

La votación, 58 contra 41, tuvo lugar luego de que la minoría republicana resolviera dejar de obstaculizar la designación. Hagel sustituirá desde hoy a Leon Panetta.

Tras la confirmación de Hagel, el gobierno “"Obama II"” está lejos de estar completo. Solo ha sido confirmado en su cargo por el Senado el secretario de Estado John Kerry. Carteras como Interior, Trabajo y el Tesoro esperan por su nuevo responsable.

AGENCIAS