16 de agosto de 2013 / 01:08 p.m.

El Cairo • Los islamistas han convocado para hoy una jornada de protestas, bautizada como "Viernes de la Ira", mientras que el Ejército ha aumentado su despliegue en el centro de El Cairo, en previsión de posibles disturbios.

La islamista Coalición Nacional de Defensa de la Legitimidad, que engloba a varios grupos como los Hermanos Musulmanes, hizo un llamamiento hoy a sus seguidores para celebrar manifestaciones tras el rezo musulmán del viernes.

En un comunicado, en la página web de la Hermandad, instó a sus simpatizantes a llevar a cabo concentraciones en varias mezquitas, aunque les pidió que lo hagan sin violencia.

"Pese a la pérdida de mártires y heridos, los crímenes del régimen golpista nos hacen insistir en nuestro rechazo hacia él", señala el texto, que subraya que "es un deber islámico, patriótico y moral".

En previsión de posibles disturbios, el ejército ha reforzado su presencia en el centro de El Cairo, sobre todo, en las inmediaciones de la plaza Tahrir y en los puentes sobre el río Nilo, horas antes de las manifestaciones.

Según pudo constatar Efe, todas las calles que acceden a Tahrir han sido cortadas por los militares, que han enviado a la zona carros blindados de refuerzos.

Los soldados también impiden la circulación en algunos de los puentes, aunque en uno de los principales de la capital, el de 6 de octubre, han dejado un carril operativo.

Ayer, la organización "Tamarrud", instigadora de las protestas previas al golpe de estado que depuso al presidente, el islamista Mohamed Mursi, alentó a los ciudadanos a formar comités populares para proteger las calles y los templos religiosos.

En declaraciones a la televisión estatal, uno de los dirigentes del grupo, Mahmud Badr, consideró que "hay un peligro grande para el pueblo egipcio", por lo que animó a los ciudadanos a salir a las calles en comités populares a partir de mañana.

 — EFE