25 de abril de 2013 / 01:48 p.m.

 Corea del Sur propuso a su vecino del Norte iniciar un diálogo de alto nivel que resuelva la estancada crisis en el complejo industrial intercoreano de Kaesong, cuyo acceso cerró Pyongyang el pasado martes nueve.

La oferta se produjo poco después de que en Pekín el primer ministro chino Li Keqiang ofreció al canciller surcoreano Yun Byung-se hacer todo lo posible para disminuir la tensión en la península coreana.

En Seúl el portavoz del ministerio de Unificación, Kim Hyung-suk, advirtió que podrían tomarse medidas seria si el régimen norcoreano no da una respuesta para mañana viernes sobre ese complejo, aunque sin mencionar cuál sería.

Precisó que en particular se quiere resolver el asunto humanitario de los 176 surcoreanos que siguen en el parque industrial de Kaesong, además de normalizar su operación, señaló en rueda de prensa citado por la agencia Yonhap.

""Mantenemos nuestra firme postura de que el complejo industrial intercoreano debe operar y desarrollarse de manera estable"", agregó.

""Ayer propusimos celebrar una reunión entre los máximos responsables del complejo industrial de Kaesong de las dos Coreas, pero el Norte no lo aceptó. Expresamos un profundo pesar por su rechazo"", subrayó.

Seúl anunció la víspera acción a todos los niveles gubernamentales para ayudar a las compañías con fábricas en Kaesong a fin de que enfrenten los problemas de liquidez causados por la producción perdida y la cancelación de pedidos.

Las operaciones en Kaesong fueron suspendidas el nueve de abril, cuando Pyongyang retiró a sus 53 mil trabajadores que laboraran para el total de 123 empresas surcoreanas.

Seis días antes había prohibió que el personal y los materiales industriales del Sur entrasen en el complejo, y anunció que prohibiría la entrada de los trabajadores surcoreanos, y dio hasta el 10 de abril para evacuar a los 800 que entonces se encontraban en el complejo industrial.

Las medidas del Norte se produjeron en el marco del "estado de guerra" que Pyongyang declaró contra su vecino del Sur y Estados Unidos, que por su parte realizaron ejercicios militares conjuntos.

En tanto Li aseguró al canciller surcoreano que China siempre ha estado comprometida con la desnuclearización, la paz y la estabilidad en la península coreana, y se opone con fuerza a todas las acciones que no vayan en ese sentido.

El Diario del Pueblo, al dar cuenta de esa visita en su edición de este jueves, agregó que tras semanas de retórica áspera por parte de Corea del Norte, la diplomacia silenciosa se está haciendo presente.

Citando a observadores de la situación en esa península, indicó que los esfuerzos mediadores de Pekín y otras partes, crearán las condiciones para reanudar las negociaciones a seis bandas, suspendidas desde 2009, aunque tomará algún tiempo.

Notimex