18 de febrero de 2013 / 01:51 p.m.

 El presidente de Ecuador, Rafael Correa, fue reelegido ayer en primera vuelta para un segundo mandato de cuatro años, con una victoria arrasadora que proclamó ante miles de partidarios que permanecían eufóricos frente a la casa de gobierno en Quito.

"“Esta revolución no la para nadie, estamos haciendo historia. Estamos construyendo la patria chica y la patria grande. Gracias por esta confianza, nunca les fallaremos, esta victoria es de ustedes"”, señaló Correa.

El mandatario, en el poder desde 2007, logró 56.7 por ciento de votos, según un conteo parcial del Consejo Nacional Electoral (CNE) con 50 por ciento de las actas electorales registradas.

El banquero Guillermo Lasso, principal rival del socialista, lograba 24 por ciento de votos y reconoció su derrota.

"“Es de personas decentes como son ustedes, como mi familia y mis colaboradores, reconocer el triunfo de los otros, y esta noche quiero reconocer el triunfo del presidente Rafael Correa”", dijo Lasso en un discurso en la ciudad de Guayaquil (suroeste).

Levantando los brazos en señal de triunfo, Rafael Correa, de 49 años, compareció ante partidarios que colmaron la Plaza Grande junto con su candidato a la vicepresidencia, Jorge Glass, hasta hace poco ministro de Sectores Estratégicos.

La Plaza Grande y la sede del oficialista Alianza País (AP) estaban teñidas de verde —color de esa agrupación—, mientras que en las calles resonaban las bocinas de los autos celebrando la victoria.

El gobernante, electo en 2007, fue confirmado como presidente en 2009 en comicios anticipados tras la promulgación de una nueva Constitución, como hiciera previamente su aliado y líder venezolano Hugo Chávez, a quien dedicó la victoria. “"Valga la oportunidad para dedicarle esta victoria a ese gran líder latinoamericano que cambió Venezuela"”, señaló Correa en rueda de prensa.

Correa, economista, prometió radicalizar su proyecto, que califica de "“revolución ciudadana”".

Los ecuatorianos también eligieron a sus representantes al Congreso. Una encuesta de la firma CMS difundida el sábado daba al movimiento de Correa, Alianza País (AP), una mayoría absoluta con 60 a 65 por ciento de los escaños. De ser así, se podrían aprobar leyes como la de comunicación para un nuevo reparto de frecuencias de radio y tv y más regulaciones.

Correa anticipó que, si era reelecto, este será su último mandato.

Para este periodo, Correa pretende desarrollar la minería a gran escala, lo que es rechazado por sectores indígenas.

El presidente es quien más ha durado en el cargo desde 1996. Entre ese año y 2007, Ecuador, con 15.5 millones de habitantes, tuvo ocho presidentes, tres de ellos derrocados. Su gran aceptación es producto de la estabilidad política y económica del país, así como de los proyectos sociales y de infraestructura que ha desarrollado con los fondos del petróleo.

— ALEXANDER MARTÍNEZ Y AGENCIAS