21 de marzo de 2013 / 01:09 p.m.

Caracas • El gobierno de Venezuela abrió ayer una nueva grieta en sus relaciones con Estados Unidos al suspender el “"canal de comunicación"” informal establecido a fines de 2012 entre ambos países.

“"Este canal de comunicación queda suspendido en este momento, diferido hasta en tanto no haya un mensaje claro de cuál es el tipo de relación que quiere Estados Unidos con Venezuela"”, aseguró en rueda de prensa el canciller Elías Jaua, añadiendo que “no tiene sentido seguir perdiendo el tiempo.

“"Ojalá haya una rectificación, ojalá cese la injerencia en los asuntos internos"”, dijo Jaua, que matizó que “"todas las relaciones diplomáticas y consulares se mantienen al nivel en que estaban.

“Las fuerzas imperiales que dominan al gobierno de Estados Unidos creen que ha llegado la oportunidad de ponerle la mano nuevamente a Venezuela y a sus recursos estratégicos porque ya no está el comandante (Hugo) Chávez”, denunció Jaua. “"Están muy equivocados”, advirtió.

A principios de enero, Nicolás Maduro, entonces vicepresidente de Venezuela y hoy mandatario interino y candidato a la presidencia, confirmó que el gobierno mantuvo desde fines de 2012 contactos con EU, autorizados por Chávez, a través de su embajador ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Roy Chaderton.

Pero esas conversaciones informales se vieron enrarecidas por varios desencuentros que se agudizaron el 5 de marzo pasado, horas antes de la muerte de Chávez a causa de un cáncer, cuando Maduro expulsó a dos funcionarios de la embajada de EU en Caracas tras acusarlos de conspirar. Washington respondió días después expulsando a dos diplomáticos venezolanos.

El canciller denunció que EU quiere que Henrique Capriles, candidato opositor, sea el nuevo presidente de Venezuela y se dijo convencido de que el reciente viaje de Capriles a Nueva York no tenía otro objetivo que “"firmar su hipoteca con el gobierno de Estados Unidos"”.

Sobre los planes de la “"ultraderecha"” estadunidense para “"asesinar a Capriles"” que el gobierno venezolano ha insistido en denunciar, Jaua introdujo ayer un nuevo elemento: la participación del ex agente de la CIA Luis Posada Carriles, acusado por Venezuela y Cuba de varios atentados terroristas y preso en Texas, EU.

“"El señor Otto Reich y Roger Noriega, a través de los contactos de ese asesino que ellos protegen que es Posada Carriles, están haciendo contactos en Centroamérica y reclutando mercenarios para atentar contra el candidato perdedor"”, advirtió Jaua en alusión a Capriles.

Sin embargo, Jaua aseguró que no tiene “"información de que haya funcionarios del actual gobierno del presidente (Barack) Obama"” implicados en esos planes.

Los gobiernos de Caracas y Washington, que no tienen embajadores desde 2010, mantienen solo relaciones al nivel de encargados de negocios.

Desde que Chávez llegó al poder en 1999, ambos países mantienen una relación tirante, a pesar de que Venezuela, con las mayores reservas petroleras del planeta, le vende unos 900 mil barriles diarios de crudo a EU.

AGENCIAS