EFE
12 de noviembre de 2013 / 10:33 p.m.

La Habana.- La concienciación social sobre los delitos contra menores ha aumentado en los últimos años en Cuba, donde en 2012 se reportaron unas 2.117 denuncias, en su mayoría relacionadas con "abusos lascivos", informó hoy el Ministerio del Interior (Minint)."Estudios de las ciencias sociales indican que en Cuba han bajado las cifras ocultas de delitos y hay una mayor percepción de riesgo, y de seguridad y confianza de las personas en las autoridades que investigan estos hechos", afirmó la jefa de la Dirección de Menores del Minint, la coronela Idais Borges.En una visita guiada a medios locales y extranjeros por el Centro de Protección para Niños, Niñas y Adolescentes de La Habana, Borges recalcó que Cuba mantiene una política de "tolerancia cero" contra esos delitos, los cuales tienen una "muy baja incidencia en el país".En 2012, las autoridades cubanas recibieron 2.117 denuncias asociadas a esos hechos, para un nivel de incidencia del 0,09 % en una población de 2,2 millones de menores hasta 16 años de edad.Las estadísticas de los delitos muestran que un 54 % corresponde a "abusos lascivos", un 25 % agrupa hechos de "violación, corrupción y ultraje", y un 21 % son de "pederastia, incestos y estupro"."Es un fenómeno que en Cuba no tiene redes de delincuentes (...) pasa fundamentalmente por la vida doméstica", sostuvo Borges.Según la funcionaria, en la isla existe un "repudio" popular contra ese tipo de delitos, por lo que "son hechos que salen con facilidad" y "por eso las cifras ocultas bajan".Apuntó, además, que la experiencia de trabajo del Ministerio de Interior muestra que "puede denunciar cualquier persona", desde vecinos hasta personas conocidas.Las declaraciones de Borges este martes tienen lugar tras la presentación en octubre pasado en La Habana del informe oficial cubano sobre la lucha contra la trata de personas y otras formas de abuso sexual, el cual sostiene que el abuso sexual infantil "no constituyen un problema social" en la isla.El documento, dado a conocer por el Ministerio de Justicia, incluyó casos de prostitución infantil con una edad promedio de 15 años y señaló que "las niñas y los niños involucrados usualmente actúan por iniciativa propia, sin que medie la figura de un proxeneta, aprovechando el descontrol de la familia".