NOTIMEX 
3 de noviembre de 2013 / 09:41 p.m.

Toronto.- Con el orgullo de representar en esta ciudad una ancestral tradición, reconocida como Patrimonio Intangible de la Humanidad, la comunidad mexicana y centros culturales canadienses realizaron diversas actividades del Día de Muertos.

Con una asistencia de casi mil personas, de las cuales cerca de la mitad eran canadienses, se realizó por sexta ocasión el festival del Día de Muertos en el Artscape Wychwood Barns, organizado por artistas mexicanos.

Esta celebración tuvo una ceremonia de danza azteca, altar mexicano, comida tradicional y la participación de nativos canadienses, pues "tenemos mucho en común", según explicó a Notimex Jesús Mora, director del festival.

"Queríamos traer esta tradición aquí y compartirla con los canadienses", refirió Mora, artista mexicano y danzante de música azteca.

El evento crece cada año e, incluso, esta vez escenificaron un panteón a la entrada del recinto con cruces de madera en memoria de víctimas de violencia doméstica, donde niños mexicano-canadienses danzaron y colocaron veladoras.

"A los canadienses les gusta porque saben y sienten que es un evento hecho por la comunidad mexicana y sienten que es auténtico. Para muchos es algo nuevo porque no lo conocían, nos hacen muchas preguntas sobre la danza y las ofrendas", refirió Mora.

"Nuestra intención es que la gente adopte la tradición, la entienda y que sepa que la pueda hacer en un rinconcito en su casa", comentó Mora, quien recalcó que la meta es "llevar esta tradición a los panteones".

El antropólogo mexicano Raymundo Trejo dio charlas sobre las ofrendas de muertos, una de ellas en la biblioteca Annette y otra en el festival de Artscape.

"El canadiense ve al principio con recelo los cráneos en las ofrendas, piensan que es algo esotérico, pero les explicamos que representa la relación entre la vida y la muerte", comentó el antropólogo.

"Nuestra misión es dar luz a la gente sobre lo que es esta tradición en un país tan joven como Canadá y en una ciudad tan multicultural como Toronto", agregó.

Christie y Garry, una pareja de canadienses que asistían por primera vez, se manifestaron asombrados sobre todo lo que incluye esta tradición.

"Todo esto es muy colorido y es muy interesante ver cómo los mexicanos celebran a sus muertos en vez de recordarlos tristemente", dijo Christie.

"Vemos que es una festividad muy familiar y es más saludable celebrar lo que fue la persona en vida que entristecerse porque ya no está", completó Garry.

En esta fiesta de muertos, realizada en colaboración con el centro cultural latinoamericano Casa Maíz, también hubo son jarocho, mariachis y exposición de fotografías sobre esta tradición en México de los artistas mexicanos Federico Gama y Sergio Ruiz, y de Vincenzo Pietropaolo (ítalo-canadiense).

En el grupo de danza azteca estaba una canadiense, Aly Newman, quien explicó que se unió al grupo porque le atrajo esta danza.

Con las cenizas de su padre atadas al cuello en forma de collar, Newman dijo que su percepción hacia la muerte es diferente: "es una continuidad".

Otro centro cultural, el Evergreen Brick Works, albergó también esta festividad, donde se dieron pláticas sobre el Día de Muertos, el calendario maya y la energía nagual, impartidas por Nana María, de origen indígena.

Marina Queirolo, organizadora de esta actividad, explicó que el canadiense se interesa por conocer más sobre esta tradición, que le resulta "cálida, muy viva y relajante".

"Se unen a las actividades con mucho entusiasmo. Les llama mucho la atención los altares y disfrutan la comida, especialmente los tamales; también gustan de la música y la danza.

Este fin de semana se realizó por primera vez un festival de Día de Muertos en el mercado Kensington, que se distingue por su diversidad cultural y en donde la presencia mexicana ha ido creciendo: en los últimos años se han abierto unos cinco restaurantes mexicanos.

El evento fue organizado por negocios mexicanos en conjunto con integrantes activos de la comunidad mexicana; con concurso de altares, lectura de calaveras literarias, música de mariachi, baile, presentación de artistas y actividades culturales para niños.

Silvia Méndez, una de las organizadoras, explicó que "esta es una celebración mexicana para canadienses. Los canadienses, al vivir esta celebración descubren un México diferente al de sol y playa".

El restaurante mexicano Pancho y Emiliano se unió a la festividad montando una ofrenda en honor a José Guadalupe Posada y presentando danza azteca y grupos artísticos.

El Día de Muertos en este mercado multicultural se llevó a cabo al aire libre sin importar los tres grados centígrados de temperatura.

En Canadá hay 86 mil 175 mexicanos residentes permanentes, mientras que en Ontario, la provincia más poblada del país, viven 31 mil 445 mexicanos, según cifras del departamento de Estadísticas.

El restaurante mexicano El Catrín, recientemente abierto en una zona exclusiva de Toronto, así como un club nocturno que promueve la música latinoamericana, también hicieron eventos relativos a esta tradición.

Adam Hobbians, de El Catrín, explicó que decidió organizar esta fiesta especial con motivo de Día de Muertos porque es parte de la cultura mexicana que su restaurante busca impregnar entre su clientela.

El 1 de noviembre los meseros atendieron a la clientela pintados de calavera y ofrecían en su menú calaveras de azúcar y pan de muerto.

Por su parte, el principal centro de las artes de esta ciudad, el Harbourfront Centre, y el consulado de México realizarán su festival del Día de Muertos el siguiente fin de semana.

Desde hace más de 15 años se realiza este festival, el cual se amplió hace unos años a dos días debido al gran cúmulo de gente que asiste, muchos de ellos canadienses interesados en conocer más acerca de esta ancestral tradición.

A este evento han venido artistas de México como el fallecido jazzista Eugenio Toussaint, el jaranero veracruzano Jorge Moreno Salazar, el ceramista oaxaqueño Carlo Magno Pedro Martínez y la cantante Itzel Tapia.

El próximo fin de semana este festival montará altares de muertos, proyectará películas dedicadas a esta festividad y habrá música y talleres donde los niños harán sus calaveritas o arreglos con flores de cempasúchil.

La presencia de la comunidad mexicana en esta importante ciudad es cada vez más notoria a través de actividades como estas, que atraen a los medios canadienses.

"Es necesario hacer este tipo de celebraciones y honrar a los muertos porque es una forma medicinal para sanar el espíritu, ya que es difícil perder a un ser querido y estas fechas nos ayudan a dejar ir a ese ser", concluyó Jesús Mora.