6 de junio de 2013 / 03:38 p.m.

La situación generada por las inundaciones en algunas regiones de Alemania sigue siendo dramática y, mientras que en algunos lugares el nivel de las aguas ha empezado a bajar, se espera que las crecidas alcancen también el norte del país.

En Baja Sajonia la población y los organismos de seguridad se están preparando para una crecida del Elba y el ministro de Finanzas de ese estado federado, Stefan Wenzel, ha anunciado que visitará las zonas amenazadas junto con sus homólogos de regiones vecinas.

En Brandeburgo, estado federado circundante a Berlín, se espera que el Elba, el Spree y el Neisse aumenten considerablemente su nivel durante el fin de semana y se cuenta con una situación crítica de varios días.

Aunque logren evitarse los desbordamientos, se prevé que el agua presionará los diques durante algún tiempo.

El presidente de la Asociación de Municipios Alemanes, Ulrich May, considera que será necesario un apoyo del gobierno federal por encima de los cien millones de euros ya anunciados como ayuda inmediata.

El Bundestag se ocupó hoy de las inundaciones y el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, prometió que el monto de la ayuda subirá y no se quedará en ayudas de emergencia.

""Se hará todo parar reparar los daños a largo plazo. Pueden contar con ello"", dijo Schäuble.

La situación sigue siendo compleja en Baviera, ya que pese a que los niveles de los ríos comenzaron a bajar sensiblemente, los trabajos de limpieza y reparación de daños implican a miles de voluntarios, equipos de protección civil, bomberos y soldados.

Unos 5.600 soldados participan en esas operaciones en las distintas regiones del país afectadas por las crecidas de los últimos días.

La canciller Angela Merkel visitó ya algunas de las ciudades inundadas en el sur y el este del país, el pasado martes.

Para este jueves, se espera una segunda visita de la jefa del Gobierno a ciudades del Este especialmente afectadas por la crecida, como Bitterfeld, ciudad que en tiempos de la República Democrática Alemana (RDA) concentró varios conglomerados químicos.

EFE