30 de septiembre de 2013 / 02:55 p.m.

Más de tres decenas de personas siguen desaparecidas casi una semana después de que concluyó el ataque terrorista de cuatro días al centro comercial Westgate de Nairobi, donde murieron 67 personas, informó el lunes el director de la Cruz Roja de Kenia.

 El informe de la Cruz Roja de que hay 39 desaparecidos contrasta con la afirmación del gobierno de que no queda ninguno tras el ataque que comenzó el 21 de septiembre, y sugiere que la cifra de muertos podría aumentar a medida que los investigadores despejan los escombros del centro comercial parcialmente destruido.

"Las cifras que tenemos son lo que aún estamos mostrando como casos pendientes que nos han denunciado", dijo el director de la Cruz Roja, Abbas Gullet, a The Associated Press por teléfono.

"El único modo de verificarlo es cuando el gobierno declare que el centro Westgate ha sido despejado un ciento por ciento; entonces podremos solucionarlo", agregó.

La cifra de la Cruz Roja ha ido disminuyendo en la última semana a medida que se han ido identificando los cadáveres y que algunas personas dadas por desaparecidas se han reunido con sus familias, dijo Gullet.

La organización indicó el viernes que el número de desaparecidos era de 59.

La morgue de la municipalidad de Nairobi dijo el lunes que no quedaban cadáveres del ataque.

El domingo, el ministro del Interior Joseph Ole Lenku declaró a la prensa que la policía no tenía informes de desaparecidos por el ataque, y que las autoridades no creían que hubiese rehenes en el edificio cuando se desplomó parcialmente.

Pero no descartó que la situación pueda cambiar.

"Creemos —a menos que la investigación forense demuestre otra cosa— que no quedaban más rehenes", afirmó.

Agentes del FBI, junto con especialistas de Gran Bretaña, Canadá y Alemania, participan en la investigación del ataque y colaboran con expertos forenses kenianos en la inspección del centro comercial. No se anticipan resultados hasta bien entrada la semana.

Además de los 61 civiles y seis efectivos de seguridad muertos en el ataque, el gobierno dijo que cinco de los atacantes fueron muertos y se cree que por lo menos uno más quedó sepultado entre los escombros.

El grupo miliciano al-Shabab dijo que lanzó el ataque como venganza de que Kenia haya despachado soldados a Somalia para combatir el grupo vinculado con al-Qaida.

AP