21 de marzo de 2013 / 05:34 p.m.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) dijo hoy que uno de sus equipos pudo visitar la gobernación de Alepo, después de ocho meses sin poder entrar en esa ciudad, la segunda más importante del país y cuyo control se disputan las fuerzas gubernamentales y los grupos armados de la oposición.

Los enviados de la organización humanitaria pasaron cinco días en esa zona y concluyeron su misión el pasado martes por la mañana, confirmó hoy una portavoz en Ginebra.

Ese mismo día, el Gobierno sirio y los rebeldes intercambiaron acusaciones sobre el supuesto uso de armas químicas por parte del rival en un ataque a un barrio bajo control de las fuerzas del régimen de Bachar Al Asad.

""Las necesidades en Alepo son ingentes, como pudo comprobar nuestro personal"", señaló el CICR, cuyos enviados efectuaron la visita acompañados de voluntarios de la organización de socorro nacional, la Media Luna Roja Árabe Siria, quienes a pesar de la inseguridad continuaron aportando ayuda de urgencia de forma ininterrumpida en Alepo en los últimos meses.

Sobre las denuncias de uso de agentes químicos contra la población civil, la portavoz Dibeh Fakhr dijo que la Cruz Roja Internacional ""no cuenta con información de primera mano"", pero recalcó que tales acusaciones son preocupantes, aunque no pueda confirmarlas ni descartarlas.

Alepo, provincia del norte de Siria fronteriza con Turquía, es una de las que más ha sufrido de la guerra civil, junto con Homs, en los últimos meses.

Fakhr confirmó que "decenas de miles de civiles están desplazados" en Alepo -con una población total de unos dos millones de habitantes- y carecen de los servicios más básicos y dependen completamente de la ayuda humanitaria.

Durante sus desplazamientos en Alepo, el equipo del CICR constató que servicios como la electricidad y el agua están interrumpidos como consecuencia de los violentos enfrentamientos que tienen lugar en esa gobernación desde mediados del año pasado.

""Nuestro viaje a Alepo es un gran paso adelante. Ilustra el hecho de que mantener un diálogo continuo con todas las partes produce resultados positivos y permite llegar a los lugares donde las personas necesitan ayuda, incluso a las zonas controladas por la oposición"", sostuvo la jefa de la delegación del CICR en Siria, Marianne Gasser, citada en un comunicado.

Entre las zonas a las que su equipo pudo llegar están las localizadas al este de la ciudad de Alepo -como Bustán, Al Qasr y Maskane Hanano- controladas por los grupos opositores.

EFE