AP
1 de diciembre de 2013 / 07:42 p.m.

Nueva York .— Un tren de pasajeros se descarriló en Nueva York al tomar una curva y terminó apenas a centímetros del río, matando a cuatro personas, hiriendo a 63 y dejando una cadena de vagones volteados a lo largo de la línea.

Varios de los entre 100 y 150 pasajeros que viajaban en el tren matutino de la línea Metro Norte que va desde el suburbio de Poughkeepsie a Manhattan se despertaron abruptamente alrededor de las 7:20 am en medio de gritos y la sensación horrorosa de que sus compartimientos se volteaban sobre una curva junto al lugar donde se unen los ríos Hudson y Harlem en el Bronx.

"Cuatro personas perdieron la vida hoy, justo después del Día de Acción de Gracias", dijo el gobernador Andrew Cuomo en una conferencia de prensa, y dijo que oraba por las víctimas y sus familias. Se piensa que once de los heridos estaban graves y otros seis tenían lesiones severas, dijo el Departamento de Bomberos.

El operador del tren estaba entre los heridos, dijo Cuomo.

La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte iba a iniciar una investigación, Cuomo dijo más tarde que no parecía que hubiese problemas en los rieles, lo que dejaba abierta la posibilidad de que la causa del descarrilamiento fuese un exceso de velocidad.

La vocera de la Autoridad Metropolitana de Transporte de Nueva York Marjorie Anders dijo que la pronunciada curva donde ocurrió el descarrilamiento es una zona donde se debe circular a baja velocidad antes de llegar a la estación de Spuyten Duyvil.

El jefe de la agencia, Thomas F. Prendergast, dijo que los investigadores analizarán factores como el tren, la línea, y el sistema de señales, además de los operadores y la velocidad.

El descarrilamiento del tren que salió a de Poughkeepsie, Nueva York, a las 5:54 hora local y debía llegar a la terminal de Grand Central en Manhattan a las 7:43, ocurrió cerca de la estación Spuyten Duyvil y fue reportado a las 7:20.

Residentes locales dijeron que fueron despertados por el violento temblor de edificios. Cuando todo frenó, cuatro o cinco de los siete coches estaban descarrilados, en el más reciente y mortífero de los problemas este año en el segundo mayor servicio de trenes suburbanos del país.

En minutos, decenas de equipos de emergencia llegaron al lugar y sacaron a los pasajeros en camillas. Los bomberos rompieron las ventanillas para alcanzar a los heridos.

El accidente del domingo es el segundo descarrilamiento de un tren de pasajeros en seis meses que sufre esa línea, y la primera vez que mueren pasajeros en los 31 años de historia del servicio, dijo Anders.