Manuel Juan Somoza 
17 de julio de 2013 / 02:56 a.m.

 

La Habana, Colón • El gobierno de Estados Unidos expresó hoy su apoyo firme a Panamá luego de interceptar un barco de bandera norcoreana procedente de Cuba, presuntamente con material bélico con destino a Corea del Norte, al tiempo que La Habana precisó que se trataba de “armamento obsoleto”.

“Estados Unidos apoya firmemente la decisión soberana de inspeccionar” ese barco y “felicita al gobierno de Panamá por la acción tomada en este caso”, expresó el vocero adjunto del Departamento de Estado, Patrick Ventrell.

“Panamá, como saben, es un socio cercano de Estados Unidos y estamos listos para cooperar con Panamá si pide nuestra asistencia”, recalcó. Sostuvo que las autoridades panameñas inspeccionaron el barco MV Chong Chong Wang porque creían que llevaba narcóticos, debido a sus antecedentes en el tráfico de drogas.

La Habana confirmó esta noche que el barco norcoreano detenido por Panamá cargó en la isla “240 toneladas de armamento obsoleto”, con la intención de llevarlo al país asiático para que fuera “reparado y devuelto”.

En comunicado, la cancillería cubana dijo que la mayor parte de la carga eran diez mil toneladas de azúcar, pero reconoció que también transportaba “240 toneladas métricas de armamento defensivo obsoleto” para su reparación.

Entre el armamento, la cancillería identificó dos complejos “coheteriles antiaéreos”; nueve cohetes en partes y piezas, así como componentes de aviones de combate modelo mig 15, y 15 motores de ese tipo de caza. Agregó la nota que ese armamento fue “fabricado a mediados del siglo pasado”.

Las autoridades caribeñas confirmaron además el compromiso de la isla “con la paz y el desarme”. Sin embargo, esta madrugada Panamá seguía inspeccionando el buque norcoreano. El hermético régimen norcoreano no ha reaccionado todavía.

El presidente panameño, Ricardo Martinelli, había asegurado antes de la precisión cubana que en el barco había unos 220 mil quintales de azúcar, pero cuando “comenzamos a descargar el azúcar hemos encontrado unos contenedores que presumimos tienen un equipo sofisticado de misiles y eso no es permitido”.

“Teníamos sospecha de que (el barco) tenía droga y lo trajimos a puerto y empezamos a verificar todo lo que estaba en el barco, que venía de Cuba e iba para Corea del Norte”.“Vamos a pedirle ayuda a países amigos para ver qué es lo que hay en estos contenedores” porque “realmente no tenemos conocimiento de estas armas”, aseguró ayer Martinelli, durante una visita al barco en compañía de periodistas.

El ministro de Seguridad, José Raúl Mulino, confirmó ayer que expertos de la ONU inspeccionarán el MV Chong Chong Wang. Los 35 tripulantes del navío están “detenidos ya que no solo se resistieron (al abordaje) sino que trataron de sabotear la inspección”, dijo el vocero de la presidencia panameña, Luis Eduardo Camacho, quien añadió que el capitán de la nave -al cual no identificó por su nombre- “tuvo un principio de infarto y luego intentó suicidarse”.

El carguero fue interceptado cuando esperaba en aguas del Caribe su turno para cruzar el canal y llevado al muelle Manzanillo del Puerto Colon, a 80 kilómetros de Ciudad de Panamá donde permanece en una zona restringida a la cual la prensa no ha tenido acceso.

La carga no declarada del buque norcoreano "a simple vista parecen misiles" habìa anticipado el vocero presidencial Luis Eduardo Camacho. Pero la tarea de inspeccionar el barco "puede demorar una semana. Apenas se ha abierto una bodega y quedan otras cuatro", añadió Camacho.

Por el canal de Panamá transita un 5% del comercio mundial y en la actualidad se realiza una gigantesca ampliación, que deberá estar habilitada a fines de 2014, año del centenario de la vía interoceánica.

El canal es pieza importante en la acelerada tasa de crecimiento de la economía panameña, que año a año sigue superando el 10% de expansión y que ha llevado a Martinelli a promocionar su país como la Dubai latinoamericana.

Panamá, separado de Colombia en 1903 por instigación de Estados Unidos, que en 1914 terminó de construir el canal devuelto a Panamá en 1999, tiene 3.5 millones de habitantes en una superficie de 70 mil km2, equivalente a la República de Irlanda.

Por el canal pueden transitar buques militares y también barcos mercantes que lleven material bélico, pero esas cargas deben ser declaradas previamente ya que requieren un protocolo especial, explicó un funcionario del canal.

Cuando un barco ingresa al canal sube a bordo un práctico --que toma el mando y realiza el cruce-- y un arqueador, funcionario encargado de verificar la coincidencia entre la carga declarada y lo que se encuentra en las bodegas.