29 de mayo de 2013 / 12:02 p.m.

La Habana • El gobierno de Cuba anunció ayer que ampliará el servicio público de acceso a internet para los ciudadanos de la isla a partir de la próxima semana, pero se mantendrán todavía las restricciones para que la gente pueda acceder a la red desde sus hogares.

“"A partir del próximo 4 de junio de 2013 se ampliará el servicio público de acceso a internet a través de 118 salas de navegación"” que se abrirán en las principales ciudades, a las cuales “"se irán incorporando paulatinamente"” otras, según una resolución del Ministerio de Comunicaciones publicada en la Gaceta Oficial y medios locales.

Cualquier persona podrá contratar en esas salas o en oficinas de la empresa de telecomunicaciones Etecsa cuentas de acceso a internet por 4.50 dólares la hora (hoy cuesta 6 dólares) y de correo electrónico (1.50 dólares, mantiene su precio), según la resolución, pero estas tarifas son prohibitivas para la mayoría de los cubanos, que ganan el equivalente a 20 dólares al mes en promedio.

En la resolución que publicó la Gaceta Oficial se advierte que Etecsa denegará a los usuarios el uso de los nuevos servicios “de forma inmediata” cuando se detecte durante la sesión “alguna violación de las normas de comportamiento ético que promueve el Estado cubano”.

Las nuevas facilidades para acceder a internet serán posibles gracias al cable submarino de fibra óptica que llegó a la isla en 2011, para mejorar la conexión.

El cable enlaza a Cuba con Venezuela y Jamaica, y ya está en operación.

“El cable de fibra óptica, si bien mejora las comunicaciones internacionales (...) no es un servicio gratuito, de ahí el costo de la ampliación del servicio de navegación por internet en los primeros momentos”, explicó el periódico oficial Juventud Rebelde.

El Partido Comunista de Cuba (PCC, único) decidió, en la Conferencia Nacional que celebró a principios de 2011, establecer como una de sus líneas de trabajo “aprovechar las ventajas de las tecnologías de la información como herramienta para el desarrollo del conocimiento, la economía y la actividad política e ideológica”.

El gobierno cubano culpa de los problemas de la conexión a internet al bloqueo que Estados Unidos aplica sobre la isla desde 1962, porque esa política obliga a Cuba a acceder a la red mediante un enlace por satélite que hace la conexión lenta y cara.

El proyecto del cable submarino, en conjunto con Venezuela, se desarrolló como una alternativa a esa situación y se prevé que pueda multiplicar por tres mil la capacidad de conexión a internet de Cuba.

Sin embargo, la gran mayoría de los cubanos no puede tener internet en sus hogares, una posibilidad que solo está permitida —y también con limitaciones— a ciertos profesionales, como médicos, periodistas, académicos, intelectuales o artistas.

“Gobierno de #Cuba anuncia que ‘se ampliará’ el servicio de #internet, aunque solo desde salas estatales y en pesos convertibles CUC”, escribió ayer en Twitter la opositora y bloguera Yoani Sánchez, que se encuentra desde febrero pasado fuera de la isla en una gira internacional.

Los CUC son los pesos convertibles y equivalentes a dólares, moneda restringida y paralela al peso circulante y común al cubano promedio.

Desde el oficialismo también han surgido activos blogueros para contrarrestar a los independientes: uno de los más famosos es el conocido como Yohandry Fontana, quien calcula, según dijo ayer en Twitter, que dos o tres millones de cubanos harán uso de la red en los cinco primeros meses de puesta en marcha de los nuevos servicios.

“"Y lo de internet a las casas demorará, pero estoy seguro que llegará"”, escribió Fontana.

Se carece todavía de datos confiables sobre cuántas personas en la isla acceden a internet, tanto a través de la vía legal como por cuentas abiertas en el mercado negro.

Un reporte de la Oficina Nacional de Estadísticas de julio de 2011 indicó que 16 por ciento de los 11.2 millones de cubanos usó en 2010 algún tipo de servicio de internet o intranet (ésta sin acceso internacional, pero con acceso a correo electrónico).

Claves

Plena amistad

- La vicecanciller de Cuba, Ana González, se reunió en Buenos Aires con el subsecretario de Política Latinoamericana, Diego Tettamanti, en ocasión de los 40 años del restablecimiento de relaciones diplomáticas.

- Los funcionarios “"manifestaron la plena disposición de seguir afianzando los lazos de amistad"”, informó la Cancillería argentina.

- Los lazos se restablecieron el 28 de mayo de 1973, cuando visitó el país el vicepresidente cubano Osvaldo Dorticós.

AGENCIAS