4 de noviembre de 2013 / 02:50 p.m.

Un contingente de 3,000 médicos cubanos comenzó a llegar el lunes a Brasil para reforzar la atención en salud en regiones aisladas y periféricas como parte de un polémico programa oficial, anunció el gobierno.

Según el Ministerio de Salud, los primeros 2,600 estarán en el país hasta el domingo y los restantes 400 llegarán la próxima semana. Todos participarán en una capacitación de tres semanas antes de desplazarse en diciembre a las comunidades donde actuarán en los estados de Sao Paulo, Ceará, Minas Gerais y el Distrito Federal.

Los cubanos fueron contratados por el gobierno brasileño para integrar el programa Más Médicos, lanzado en julio para llevar atención médica a regiones carentes de Brasil después de una ola de protestas populares en demanda de mejores servicios públicos. Unos 2.800 médicos extranjeros ya se encuentran en Brasil como parte del programa, en su mayoría de Cuba.

"Mientras haya brasileños sin médico, vamos a continuar trayendo profesionales para actuar en el programa. Más Médicos es un primer paso para una gran transformación en la salud en el país. La mejoría en la asistencia de atención básica aumenta el control de enfermedades crónicas, reduce la mortalidad materna y las filas en los hospitales", declaró el ministro de Salud, Alexandre Padilha.

Según el ministro, el programa concluirá 2013 con más de 6,600 galenos registrados, que podrán atender a 22,7 millones de personas en 1.098 municipios y 19 distritos indígenas, en su mayoría en regiones pobres del norte y noreste del país. El programa da preferencia a médicos brasileños pero abrió la puerta para contratar extranjeros cuando no hay brasileños interesados en los puestos.

El programa enfrenta la oposición de organizaciones de médicos brasileños, que reclaman que la iniciativa es un paliativo que no resuelve la carencia de infraestructura de salud en el interior de Brasil.

Asimismo, el Consejo Federal de Medicina, que regula el ejercicio de la profesión, emitió una nota en la que advirtió que el programa Más Médicos permite reconocer títulos concedidos en el exterior sin cumplir todas las exigencias de revalidación.

"Al permitir que médicos formados en otros países actúen en Brasil antes de la aprobación del examen de revalidación, el gobierno crea dos categorías de profesionales: los de primera línea, con graduación (en Brasil) o con diplomas revalidados, y los de segunda línea, sin competencia debidamente evaluada y sin condiciones de responder con plenitud a las exigencias de la población", señaló el comunicado del Consejo.

Pese a las críticas, la presidenta Dilma Rousseff anticipó el lunes que hasta marzo del próximo año debe haber 13.000 médicos participando en el programa, con lo cual estarán en condiciones de atender a 46 millones de personas.

"Para tener una idea, 46 millones de personas equivale aproximadamente a la población de Argentina. Esas personas no tenían ningún médico para dar atención, para dar una receta para evaluar una enfermedad", dijo Rousseff en su programa radial semanal Café con la Presidenta.

 AP