EFE
18 de mayo de 2013 / 01:11 a.m.

La Habana • La presidenta del Senado ruso, Valentina Matviyenko, y el titular de la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral) de Cuba, Esteban Lazo, firmaron hoy en La Habana un acuerdo de colaboración interparlamentaria para continuar potenciando las relaciones bilaterales.

Tras la firma de un acuerdo, el presidente cubano, Raúl Castro, recibió a la senadora Matviyenko, y durante el intercambio ratificaron el excelente estado de las relaciones bilaterales, según reportó el telediario nocturno.

Asimismo, la reseña del encuentro reveló que Castro y Matviyenko expresaron satisfacción por la visita "como muestra del fortalecimiento de los históricos lazos de amistad" entre ambos parlamentos y naciones.

Las delegaciones parlamentarias de Cuba y Rusia sostuvieron una reunión previa a la firma del convenio para abordar temas de la cooperación bilateral, y coincidieron en que los vínculos actuales son "excelentes", informó la agencia estatal Prensa Latina.

Matviyenko consideró que el acuerdo suscrito este martes permitirá desarrollar el diálogo político entre ambos países y calificó a Cuba como país "amigo" y "socio estratégico" de Rusia, según reportaron varios medios locales.

Por su parte, Lazo resaltó el momento de auge que viven las relaciones bilaterales, la firma de decenas de acuerdos conjuntos y la "importancia del proceso inversionista" que Rusia desarrolla en la isla, en particular en el sector del petróleo.

En abril pasado, durante una visita del primer ministro ruso, Dimitri Medvédev, a la isla, La Habana y Moscú cerraron diez nuevos convenios encabezados por un acuerdo para regularizar la deuda de Cuba con el país europeo por los créditos otorgados en el período de la desaparecida Unión Soviética.

En general, el paquete de convenios bilaterales pactado en los últimos meses incluye colaboración en las áreas económica, comercial, científico-técnica, industria, transporte, agricultura, níquel, finanzas, energética, cultura y educación.

Rusia ha manifestado que la isla es un socio "tradicional" y "estratégico" en Latinoamérica, y en los últimos años ha insistido en incrementar sus inversiones en sectores claves de Cuba al tiempo que han aumentado los intercambios políticos de alto nivel.