NOTIMEX
9 de noviembre de 2016 / 09:28 a.m.

TLAJOMULCO.- El cantante mexicano Vicente Fernández pidió que tras su muerte no se le rindan homenajes, pues desea que su funeral sea “normal”, así como sucedió con Pedro Infante y Jorge Negrete.

“Nomás que no me traigan como vendiendo charamuscas por todo el país y yo adentro de un cajón, eso no me gustaría. También me han propuesto que si grabo mi vida, pero mi vida no es como para andarla pregonando”, expresó el intérprete de 76 años.

Luego de la serie de tributos que se realizaron en memoria de Juan Gabriel, con sus cenizas en Ciudad Juárez y la capital mexicana, el llamado “Charro de Huentitán”, expresó que desea ocurra todo lo contrario.

“Yo hice una película que se llama ‘Como México no hay dos' (1981). Es la historia de un ídolo y en ella vi mi sepelio, el cual es igual al de Jorge (Negrete) y Pedro (Infante). Yo sé que el cariño que me tiene el pueblo me va acompañar hasta el final y no quiero evitarlo; quien quiera acompañarme, está bien, pero lo normal.

“Quiero que me recuerden como un ser humano cuyo éxito que tuvo fue que ustedes (la prensa) y el público lo quisieran tanto”, aseveró en prolongada conferencia de prensa en la Arena VFG de su rancho Los Tres Potrillos.

Fue hace tres años que Vicente Fernández anunció su retiro de los escenarios. Desde entonces, pareciera que la despedida le afectó pues confesó que se enferma de manera constante, aunque después se alivia.

No obstante, dice, “mientras camine, estoy vivo”. De esta forma, se puso de pie y zapateó para demostrar a la prensa que se encuentra totalmente recuperado de la operación de menisco, en la rodilla derecha, a la que fue sometido hace más de un año.

Otros padecimientos por los que el intérprete de “Las llaves de mi alma” ha atravesado son un tumor en medio de las vías biliares, una trombo embolia pulmonar, un pequeño infarto cerebral y cáncer en la próstata.

“Afortunadamente, Dios ha sido muy benévolo conmigo y ya estoy en un 99 por ciento para servirles”, destacó el ídolo mexicano, quien asegura haber heredado en vida todos sus bienes a fin de evitar conflictos familiares.

“Ya no soy dueño de nada. Vivo aquí, prestado por mis hijos. Hay que tener el valor de decir: ‘esto es para ti y esto otro para ti', porque yo no me voy a llevar nada cuando me vaya”, expresó. 

Asimismo, señaló que no se arrepiente por haber tomado la decisión de retirarse de los escenarios, pues no desea que su público pierda la confianza que alguna vez depositó en él.

“No quería que pensaran que ‘Chente' ya no puede ni subir al escenario. Quise despedirme para que mi público y los medios de comunicación me oyeran cantar como al principio de mi carrera y esa es mi mayor satisfacción.

“No quiero que digan, como dice la canción: ‘ya camina lento'. Me pude haber retirado, lo que más extraño son los aplausos, pero un día debes tener la verticalidad de decir que no y yo no quiero fallarle a mi pueblo algún día y ya acabado”, sostuvo.