MILENIO DIGITAL
25 de diciembre de 2015 / 04:09 p.m.

México.- Tras una fructífera carrera con películas como 'Quisiera ser millonario' o 'Trainspotting', 'Danny Boyle' se embarcó en una nueva meta: trasladar la vida de Steve Jobs al cine sin reflejarlo como la estrella de rock de la tecnología.

Para esto, unió esfuerzos con Michael Fassbender, quien tuvo que memorizar un sinnúmero de diálogos que requerían que el actor capturara, pues eran necesarios para que el público se interesara en el personaje, el cual en cuanto lo leyó, dice, sabía que no podía decir que no.

Una vez asimilado, Boyle junto con su cómplice Aaron Sorkin decidieron seccionar la película en tres actos que se distinguen por los lanzamientos que Jobs hacía para dar a conocer sus últimas innovaciones tecnológicas al mundo. Él describe el guión como 185 páginas de algunos de los mejores diálogos".

Se inicia con la presentación del Macintosh en 1984, para después pasar a NeXT Cube en 1988 y termina con la presentación del iMac en 1998, mientras el genio detrás de estas creaciones se revela a sí mismo en backstage.

"Es un aspecto similar a un láser en una vida en la que apunta, en este caso a tres episodios, en 1984, 1988 y 1998 y el lanzamiento de tres productos diferentes en el trabajo de Jobs", dice Boyle, en una entrevista proporcionada por la distribuidora, sobre su película Jobs, que estrena hoy.

"Pero el láser con su intensidad le permite centrarse en él y recoger, a través de la emoción de los diálogos y sus relaciones, la información que necesita para su personaje", agregó.

Claves
El origen

Boyle nació en Manchester, Inglaterra, ganó el Oscar al Mejor Director en 2009 por Slumdog Millionaire.

Fue nominado para un Premio de Academia a la Mejor Película del Año y Mejor Guión adaptado para 127 horas en 2010.