MULTIMEDIOS DIGITAL
9 de septiembre de 2016 / 02:29 p.m.

ESPECIAL.- Britney Spears dejó atras sus años polémicos en los que el alcohol y la drogas marcaron su vida. Ella asegura que, aunque viva en la ciudad del pecado, Las Vegas, lleva una vida muy sana.

"En realidad soy una persona muy aburrida. No salgo de fiesta por ahí. De hecho, no hago nada. Debería ser la virgen María. Creo que mi vida ha dado un giro de 360 grados, ahora todo es diferente. Es un momento diferente en mi vida, una era diferente", afirma la cantante en una entrevista a la revista Flaunt.

Desde su juventud hasta su etapa de mujer adulta, Britney dice que la espiritualidad siempre ha sido parte importante de su vida.

"Creo que en la vida después de la muerte, por supuesto. Soy una persona muy espiritual. Creo en el cielo y en que todos estamos en este mundo por una razón. Me parece que es para transmitir nuestros conocimientos a otros, y para inspirar a tanta gente como podamos, cada día. Lo importante es ser bueno con los demás. Y devolver a los otros todo lo que has recibido".