NOTIMEX
25 de enero de 2016 / 06:22 a.m.

Los Ángeles.- A poco más de un mes que se entregue el Oscar, el máximo reconocimiento en la cinematografía de Hollywood, la incertidumbre y el caos reinan, debido al llamado de la comunidad afroamericana a efectuar un boicot en la ceremonia de premiación, que se efectuará el 28 de febrero.

Todo inició el pasado 12 de enero, tras el anuncio de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood de los nominados en las 20 categorías de la 88 ceremonia, en cuya lista y por segundo año consecutivo, sólo han sido seleccionados actores blancos.

Ese mismo día, la actriz Jada Pinkett Smith externó su molestia al enterarse de que Will Smith, su esposo, no fue incluido por su desempeño en la cinta “Concussion”, situación que consideró como un hecho de desigualdad.

Smith por su parte, ha manifestado que no estarán presentes en la entrega, pues se sentirían incómodos ignorando los acontecimientos que han despertado el enfado de mucha gente.

Fue así como una a una, diversas personalidades alzaron la voz, como el cineasta Spike Lee, quien dijo que no asistiría a recibir el Oscar Honorario, en solidaridad con la comunidad afroamericana. En un principio, se difundió que Lee llamaba al boicot, pero al paso de los días, el cineasta dijo que sus declaraciones fueron sacadas de contexto.

La inconformidad se extendió al grado de que se invitó a Chris Rock a renunciar como conductor de la entrega, solicitándole que “hiciera lo correcto” ante esta exclusión de la gente de raza negra en la lista.

Otros nombres de la Meca de Cine, como George Clooney, Michel Moore, Mark Ruffalo, figuran entre los inconformes.

Destaca el nombre de Lupita Nyong'o, quien externó su enfado mediante su cuenta de Instagram, al señalar que se sentía decepcionada por la falta de actores de color en las nominaciones de este año, por lo que dijo apoyar la causa.

Ante este panorama, la presidenta de la Academia de Hollywood, Cheryl Boone Isaacs, casi de inmediato, salió a tratar de mediar en la situación.

Mediante un comunicado, la ejecutiva señaló que buscaría “grandes cambios”, al tiempo que se manifestó preocupada por la falta de inclusión de actores de gente de color, por lo que buscará en el futuro, medidas extremas para una mejor composición de los integrantes de la Academia.

De acuerdo con “Los Angeles Times”, el 93 por ciento de los académicos son de raza blanca, el 76 por ciento son hombres con un promedio de edad de 63 años.

Isaacs declaró que en la década de los 60 y 70, se buscó reclutar a miembros más jóvenes y revitalizar la membresía. Al parecer, la última vez que se dio una situación como la de este año, ocurrió en 1997 y 1998.