22 de julio de 2013 / 03:24 p.m.

 La Guardia Civil española decomisó 123 animales exóticos e imputaron a una persona, vecino de Peñíscola, Valencia, noreste español, como presunto autor de un delito de contrabando de especies protegidas y falsificación de documentos y certificados.

La investigación comenzó tras la aparición en viviendas particulares y un zoológico de esa provincia, de cinco ejemplares de búho real (Bubo bubo) y uno de águila harris (Parabuteo unicinctus), informó el ministerio del Interior.

Los ejemplares carecían de la documentación según el convenio de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES), por lo que se procedió a su intervención y posterior traslado a un centro de recuperación de aves rapaces.

Con motivo de tal intervención la Guardia Civil inició la Operación Crisálida para el esclarecimiento de estos hechos, lo que arrojó ejemplares sin marcajes, otros con las anillas abiertas (con posibilidad de intercambiarla entre distintos ejemplares) o estaban sin microchip, incumpliendo la normativa.

Los guardias civiles localizaron ejemplares que, documentalmente tienen más de 20 años, cuando en realidad tienen características morfológicas de animales jóvenes, habiéndose podido usar anillas o chips de otros animales de las instalaciones, legalmente documentados, que ya habían fallecido.

Entre los animales decomisados se encuentran varias águilas harris, búhos reales, halcones, águila de Nepal, búho africano, y linces europeos, entre otros.

Notimex