11 de febrero de 2013 / 02:00 p.m.

Washington • La tormenta Nemo, que azotó el fin de semana Connecticut, Rhode Island, Massachusetts, Vermont, New Hampshire, Maine y Nueva York, dejó a su paso 10 muertos y 660 mil usuarios sin energía eléctrica.

Para Connecticut, una de las zonas más dañadas, el presidente Barack Obama declaró ayer el estado de emergencia, lo que facilitará el acceso a recursos federales para las labores de limpieza de la nieve y recuperación de las zonas perjudicadas.

En Massachusetts los vientos alcanzaron una velocidad récord de 133 kilómetros por hora para ese tipo de tormenta.

Obama ordenó movilizar ayuda federal para complementar la estatal y la local, a fin de responder a los esfuerzos destinados al restablecimiento de la normalidad tras la tormenta, informó la Casa Blanca en un comunicado.

La acción del presidente autoriza al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y a la agencia de gestión de emergencias (FEMA) a coordinar las labores para identificar, movilizar y proporcionar el equipo y los recursos necesarios para aliviar el impacto de la tormenta durante un periodo de 48 horas.

En tanto, Obama viajará a tres comunidades para discutir las propuestas que presentará el martes 19 de febrero en su discurso anual sobre el estado del país, que tendrá una gran carga económica, según la Casa Blanca.

Obama viajará el miércoles a Asheville (Carolina del Norte), el jueves estará en Atlanta (Georgia) y el viernes en Chicago (Illinois), la ciudad de la que fue senador antes de llegar a la presidencia, en 2008.

Además de la economía, Barack Obama pondrá el énfasis según la Casa Blanca en el control de las armas, reforma migratoria y cambio climático en el primer informe de su segundo mandato.

Gates quiere drones

El ex titular de la Defensa, Robert Gates, apoyó ayer el uso de aviones no tripulados (drones) contra objetivos terroristas, pero se dijo a favor de consultar con el Congreso en caso de atacar a ciudadanos de EU en el exterior.

En entrevista con el programa de CNN State of the Union, Gates defendió el uso de drones porque son “"enormemente útiles"” para vigilar y su precisión tecnológica permite seguir el objetivo hasta que esté solo o en caso de tratarse de un edificio se puede esperar a que quede vacío, explicó.

El gobierno de Obama ha extendido el uso de drones para ubicar y abatir a sospechosos de Al Qaeda en el extranjero, incluso a estadunidenses, como fue el caso de Anwar al Awlaki, muerto en Yemen en 2011.

La polémica sobre drones ocupa a EU desde la semana pasada, al filtrarse un documento del Departamento de Justicia que dice que la muerte de un estadunidense se justifica si es “un líder de operaciones” de Al Qaeda o “una fuerza asociada”.

No obstante, Gates avaló fijar “algún tipo de control” sobre el presidente para ordenar ataques selectivos contra estadunidenses.

Gates, primer secretario de Defensa de Obama y también de George W. Bush, abogó por algún tipo de consulta con el Congreso y la opinión pública sobre el uso de drones, cuestionado por organismos humanitarios como Amnistía Internacional por la muerte colateral de civiles.

Claves

El dilema afgano

- El ex jefe del Pentágono Robert Gates opinó que “"3 mil es muy poco y 20 mil es mucho"”, al hablar de las tropas de Estados Unidos en Afganistán, que hoy suman poco más de 60 mil elementos.

- En entrevista con la cadena de televisión CNN, Gates dijo ayer que después del anunciado retiro de EU de Kabul en 2014, la decisión sobre la cifra de soldados “"es política, no militar"”.

- “"Debemos mantener algún tipo de presencia residual seria para entrenar a las tropas afganas y hacer labores antiterroristas"”, añadió el secretario de Defensa de Barack Obama y George W. Bush.

AGENCIAS