Roberto Reyes
18 de mayo de 2014 / 01:00 p.m.

Monterrey.- Dos años de espera pasaron para que nuevamente las jovencitas regias volvieran a desbordar su energía junto a Demi Lovato.

La cantante regresó a Monterrey para presentar su gira The Neon Ligths, con la que atrapó los cinco sentidos de los miles de asistentes que disfrutaron de su talento, belleza y dinamismo.

Contrario a lo que ocurre en otros eventos, desde muy temprana hora un 95 por ciento del público asistente ya se encontraba en el interior de la Arena Monterrey esperando que el reloj marcara la hora esperada.

Fue hasta las 21:35 y después de escuchar a The Rosso Sisters, cuando las primeras notas de "Heart Atack", se escucharon; de inmediato la ex protagonista de CampRock salió a escena en medio de la algarabía de sus Lovatics.

Los gritos eran ensordecedores, pero demostraban el cariño que le tienen los adolescentes a Demi, quien agradeció estas muestras al ritmo de "Remember december" y "Fire Starter".

La intérprete contagió su energía, y potencia vocal, haciendo que el público se olvidará desde el inicio del show de sus butacas.

Uno de los requisitos que no podían olvidarse era vestir, portar un atuendo, artículo o hasta pintarse la cara de colores fluorescentes, lo que hizo que el recinto luciera con una gama multicolor, aunado a la producción de luces que presentó la joven artista.

"Hola Monterrey, gracias por venir esta noche, estoy muy feliz de estar aquí. Gracias", dijo la cantante de 21 años antes de continuar su show con "Catch me".

Además de sus cuatro músicos y dos coristas, la estadunidense contó con un coro Lovatic integrado por las miles de fans que la acompañaron con "Here we go again", "Made in the USA" y "Nightingale". Dando como ejemplo el problema de bullying y los desórdenes alimenticios que atravesó en el pasado, Demi aprovechó el momento para dejar en claro que ante cualquier adversidad siempre existe una solución.

"Two pieces" y "Warrior", de su más reciente disco, también fueron incluidas en el repertorio pero sin duda fue "Let it go" de la película Frozen que interpretó junto a Paco, un joven del público, el que marcó el clímax de la velada.

La parte final llegaba acompañada de temas como "Don’t forget", "Unbroken" y su "Neon lights", pero Demi tenía más que ofrecer, por lo que decidió quedarse para seguir con la enérgica fiesta, misma que llegaría a su fin con "Give your heart a break".