11 de marzo de 2013 / 02:13 p.m.

La Comisión de Investigación de la ONU sobre Siria (CoI) expresó hoy su preocupación por los asesinatos con cariz sectario cometidos por los Comités Populare, formados por civiles al parecer entrenados por el gobierno.

Los hechos constan en el informe presentado este lunes ante el Consejo de Derechos Humanos y que documenta violaciones cometidas en Siria de julio de 2012 al 3 de marzo pasado.

""Como un baluarte contra la invasión de la violencia, los residentes locales en algunas áreas han formado "Comités Populares" contra los grupos antigubernamentales armados y bandas criminales"'', indica el informe.

""Algunos parecen haber sido entrenados y armados por el gobierno'"', añade el documento presentado en Ginebra.

""Según desertores, las filas de los Comités Populares reflejan la composición étnica, religiosa y de clase de los barrios que protegen"'', agrega.

Existen datos de que algunos Comités Populares han apoyado a las fuerzas gubernamentales durante las operaciones militares como una milicia auxiliar.

""Su presencia ha sido documentada a través de Siria, donde a veces se alega que participan en inspecciones casa por casa, con el fin de averiguar la identidad, perpetrar detenciones masivas, saqueos y que actúan como informantes'"', refiere el informe.

La Comisión ha recibido testimonios coherentes de personas que alegaban haber sido acosados y en ocasiones detenidos arbitrariamente por miembros de estos comités, que han tenido lugar en las regiones que se consideran "bastiones de la revolución".

""Las hostilidades se extiende cada vez más en enclaves donde restaba cierta estabilidad, erosionando el espacio civil''" observa el informe.

""La situación en todas las áreas conflictivas de Siria fluctúa constantemente, sin que ninguna de las partes en el conflicto puedan obtener una ventaja militar definitiva. En tanto que la guerra muestra signos de un estancamiento destructivo"'', valoró la Comisión.

Por su parte , el embajador de Siria, Faysal Khabbaz Hamoui, al tomar la palabra ante los miembros el Consejo dijo que el informe está basado en ""información parcial de fuentes desconocidas"".

Acusó a Qatar y a Turquía de "apoyar el terrorismo" en su país, así como a los medios de comunicación de ""engañar a la opinión pública internacional con una guerra de desinformación"''.

Notimex