22 de enero de 2013 / 02:45 p.m.

El presidente estadunidense, Barack Obama, juró públicamente su segundo y último mandato ante miles de personas al pie del Capitolio, con un renovado llamado a la unión y la acción ante los desafíos que enfrenta su país.

El primer presidente negro en la historia de Estados Unidos renovó su cargo ante el pueblo como manda la tradición, un día después de haber sido investido oficialmente, como dicta la Constitución, el 20 de enero.

Para enfrentar los obstáculos económicos, para resolver el desafío educativo, para solucionar problemas como la inmigración ilegal o el cambio climático, "“ahora más que nunca debemos hacer estas cosas juntos, como una sola nación y un solo pueblo”", dijo Obama.

Fue un discurso más corto que hace cuatro años, frente a una situación política más complicada, con el Congreso parcialmente en manos de la oposición republicana.

Obama no hizo gala de grandes ambiciones, pero sostuvo: “"Estados Unidos seguirá siendo un faro de alianzas fuertes en todos los rincones del mundo.

“"Responderemos a la amenaza del cambio climático, conscientes de que si no lo hacemos estaremos traicionando a nuestros niños y a las futuras generaciones”", dijo el presidente.

Obama también llamó a sus compatriotas a dar "“una mejor bienvenida”" a los inmigrantes, delineando la que podría ser una batalla por una reforma migratoria integral que satisfaga a los hispanos, uno de los sectores que le dio la victoria en noviembre.

Obama además se convirtió en el primer presidente en hablar abiertamente durante una ceremonia de investidura, de los derechos de los homosexuales, según medios norteamericanos.

“"Nuestro recorrido no estará completo hasta que a nuestros hermanos y hermanas gay se les trate igual que a todos los demás según la ley porque, si nos han creado iguales de verdad, entonces el amor que profesamos debe ser también igual para todos"", dijo.

Previamente el poeta homosexual de origen cubano nacido en España Richard Blanco recitó en inglés una obra especialmente compuesta para la ocasión.

Frente a la larga explanada conocida como el Mall, una multitud de unas 800 mil personas agitó banderas, enarboló pancartas y aplaudió con entusiasmo el discurso presidencial.

La asistencia fue considerablemente inferior a los 1.8 millones de 2009, pero el ambiente igual de entusiasta.

La oposición republicana, que brindó por el presidente junto a los demócratas en un almuerzo de gala en el Capitolio, se mostró suspicaz.

"“Excelente discurso, una ejecución obviamente excelente"”, dijo el senador y ex candidato presidencial republicano John McCain. “"No escuché mucho de su agenda para su segundo mandato, para decir la verdad, pero quizá me lo perdí”", ironizó.

Entre los presentes se hallaban los ex presidentes Bill Clinton (1993-2001) y Jimmy Carter (1977-1981). El republicano George Bush (1989-1993), convaleciente de una reciente enfermedad, mandó sus felicitaciones.

Al caer la tarde, de nuevo bajo un sol resplandeciente, el presidente y su esposa desfilaron hasta el número 1600 de la avenida Pensilvania, como manda la tradición, y salieron de su limusina para caminar varias cuadras, rodeados de agentes del Servicio Secreto, ante el clamor de sus simpatizantes.

Como hace cuatro años, Obama tiene una cargada agenda, empezando por la negociación con los republicanos para tratar de elevar nuevamente el techo para la deuda pública.

El presidente deberá también definir rápidamente el resto de su gabinete ministerial, del que salen pesos pesados como la secretaria de Estado Hillary Clinton y también los dos únicos ministros hispanos, Hilda Solis y Ken Salazar.

Claves

Marcha mexicana

-Decenas de mexicanos se manifestaron en el centro de Chicago para solicitar al presidente Barack Obama, quien asumió hoy su segundo mandato, el cese inmediato de las deportaciones como paso inicial para la reforma migratoria prometida.

-A pesar de las bajas temperaturas, familias inmigrantes y simpatizantes marcharon desde la plaza Daley hasta la Plaza Federal, donde repitieron consignas y levantaron carteles con sus reclamos, así como imágenes de la virgen de Guadalupe.

— AGENCIAS