12 de febrero de 2014 / 02:55 a.m.

Los Ángeles.- La productora propiedad de la actriz estadounidense-israelí Natalie Portman prepara el rodaje de un film en el área de Nahlaot, en la parte antigua de Jerusalén, cuyos habitantes más conservadores se indignaron al tener conocimiento del proyecto.

Natalie Portman quiere llevar a la gran pantalla la novela "Una historia de amor y oscuridad", del escritor israelí Amos Oz, que narra la infancia del autor en Jerusalén durante los últimos días del Protectorado Británico de Palestina. La versión cinematográfica tiene que empezar a rodarse el próximo jueves, pero la idea no entusiasma a todos los habitantes de Jerusalén.

Como escenario para algunas escenas de la película la productora escogió el antiguo barrio de Nahlaot, donde se encuentran un centenar de sinagogas. Es precisamente por este motivo que los judíos ultraortodoxos residentes del barrio escribieron una carta de protesta, pues no ven con buenos ojos que se ruede un film cerca de templos e instituciones religiosas.

A la hora de coordinar el rodaje con el Ayuntamiento de Jerusalén, los funcionarios no informaron debidamente a los residentes del barrio. Estos opinan que las escenas que se filmarán "deberían haber sido examinadas para garantizar que no van a herir la sensibilidad de nadie", según expresaron en su carta, aunque el Ayuntamiento ya les ha dado su palabra de que los actores vestirían con modestia.

Sin embargo, algunos judíos ultraortodoxos de Nahlaot ya han escrito en las paredes grafitis contra lo que ellos llaman "invasión extranjera" de su barrio.

La teniente de alcalde de Jerusalén, Rachel Azaria, dijo que existe una tensión constante entre los que quieren garantizar la diversidad de la ciudad y los grupos extremistas que intentan destruirla.

Agencias