20 de agosto de 2013 / 03:19 p.m.

Los ahora detenidos eran miembros de una organización criminal dedicada a la "clonación" de estos medios de pago para su posterior uso fraudulento en locales comerciales.

Los detenidos adquirían las numeraciones originales a través de "hackers", que a su vez las obtenían a través de ataques informáticos en Internet.

El Ministerio español del Interior indicó que las investigaciones se iniciaron cuando los agentes constataron la existencia de una organización criminal dedicada de forma activa a la falsificación de tarjetas y posterior uso fraudulento.

Tras las primeras pesquisas, se comprobó que utilizaban los medios de pago falsificados en comercios de muy diversa índole: estaciones de servicio, perfumerías o tiendas de electrónica, entre otros.

Además, los investigadores averiguaron que en muchos casos los establecimientos actuaban en connivencia con los detenidos.

Tras averiguar la operatividad fraudulenta existente detrás de la compra en estos locales y lograr la identificación de los presuntos autores, los agentes establecieron un dispositivo que se saldó con la detención de seis individuos.

Se trata de dos mujeres y cuatro hombres, entre los 21 y 39 años de edad, y el desmantelamiento de un laboratorio.

El laboratorio desmantelado estaba ubicado en un trastero de un bloque de viviendas en la localidad madrileña de Alcalá de Henares.

Contaba con una máquina de troquelado, impresoras especiales de alta definición, hologramas de tarjetas de crédito y débito y más de 300 numeraciones listas para ser "volcadas" en las falsificaciones.

En este lugar también se hallaron 400 tarjetas, muchas ya dispuestas para su uso y el resto preparadas para transferirles a su banda magnética los datos bancarios obtenidos falazmente de tarjetas originales.

— NOTIMEX