25 de julio de 2013 / 11:39 a.m.

Madrid • Al menos 65 personas murieron y unas 120 resultaron heridas de “extrema gravedad” ayer a consecuencia del descarrilamiento de un tren en la ciudad española de Santiago de Compostela, Galicia (en el norte del país), a unos 500 kilómetros de Madrid.

Según personal de la investigación, 13 de los vagones del convoy se descarrilaron en una curva en este accidente cuyo origen podría ser el exceso de velocidad. El gobierno descartó que se haya tratado de un atentado.

El tren transportaba a 218 pasajeros y cubría la ruta Madrid-Ferrol. Faltaban apenas 100 kilómetros para que éste llegara a destino, pero al pasar por Santiago —donde anoche debían comenzar las fiestas del santo patrón y que fueron suspendidas— el tren se descarriló a las 20 h 41 minutos hora local. Las imágenes mostraban varios vagones “de pie” y algunos encima de otros.

"Hay una investigación en marcha y tenemos que esperar", dijo un portavoz de Renfe (Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles).

El siniestro se produjo justo antes de una curva situada en Angrois, una parroquia de la capital gallega que se encuentra a poca distancia de la estación ferroviaria de Santiago.

Unos seis vagones quedaron de un lado del puente y otros cinco del otro lado, además de la máquina. Hasta esta madrugada, dentro del tren Alvia seguían decenas de pasajeros atrapados y los efectivos intentaban liberarlos de entre los fierros retorcidos.

Al lugar de los hechos se trasladaron varias ambulancias, bomberos, agentes de la policía local y de la policía nacional.

El accidente se produjo a casi cuatro kilómetros de la estación de Santiago de Compostela.

"La velocidad la sabremos dentro de muy poco cuando se consulten las cajas negras del tren", fue la respuesta del portavoz de Renfe a la agencia de noticias AFP.

Algunos vecinos de la zona desplazaron heridos en sus vehículos particulares hasta los centros sanitarios para colaborar con el resto de efectivos.

"¡Cuánta gente muerta hay aquí, dios mío!”, gritó una vecina de la zona a través de la Radio Gallega. La mujer, que se encontraba tendiendo la ropa cuando se produjo el siniestro, declaró a la radio local que oyó una enorme explosión y después “un torpedo enorme de polvo y ruido. Eché a correr", dijo conmocionada.

Desde la casa presidencial de La Moncloa, se informó que el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, que es gallego, se encontraba desde el momento que le avisaron sobre el accidente “muy pendiente” de los hechos.

Además, la ministra de Fomento, Ana Pastor, se desplazó al lugar del siniestro.

Pastor fue acompañada, entre otros, del secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda del Ministerio de Fomento, Rafael Catalá, así como de miembros de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios.

Rajoy tiene previsto viajar a primera hora de hoy a Santiago de Compostela.

Este accidente ferroviario es el tercero más grave en la historia de España, después del ocurrido en 1944 cerca de la estación de Torre del Bierzo (noroeste), en el que se estima hubo hasta 500 víctimas mortales —aunque la censura oficial del franquismo lo redujo a 78 muertos—, y el de la línea Cádiz-Sevilla en 1972, con 77 muertos.

Además, es el más grave y con mayor número de víctimas mortales de todos los siniestros de tren ocurridos en el mundo este año, pues supera en número de víctimas a las 47 del tren cargado con hidrocarburos que el 6 de julio explotó en Lac-Megantic, Canadá.

El tren siniestrado es un Alvia, que circula por las mismas vías que los de la red de alta velocidad española, aunque su velocidad es inferior a los AVE.

México se solidariza

Anoche, el presidente Enrique Peña Nieto trasmitió sus condolencias al gobierno y a la población española por el descarrilamiento del ferrocarril en la provincia autónoma de Galicia.

"Mi solidaridad con la hermana nación de España por las personas fallecidas en el accidente ferroviario en Santiago de Compostela", escribió el mandatario mexicano en su cuenta de Twitter.

"El gobierno de México expresa sus condolencias al pueblo de España por el trágico accidente ocurrido en Galicia", publicó por su parte la Secretaría de Relaciones Exteriores en su cuenta de la misma red social.

JOSÉ ANTONIO LÓPEZ