2 de diciembre de 2013 / 10:16 p.m.

Colombia.- Colombia no podría unilateralmente legalizar cultivos de la hoja de coca porque se requiere primero de un consenso internacional, que de momento no existe, indicó el lunes el fiscal general Eduardo Montealegre al comentar propuestas de la guerrilla de FARC.

"No estoy de acuerdo con la propuesta de las FARC de la legalización de los cultivos ilícitos", dijo Montealegre al intervenir en un foro en el departamento de Antioquia, al noroeste del país.

"Creo que es una propuesta inviable, a nivel colombiano e inviable a nivel internacional. Colombia no podría dar unilateralmente un paso de esta naturaleza, requeriría el concierto de todas las naciones, un gran consenso universal que en este momento no existe", añadió Montealegre en declaraciones divulgadas en la página web de la Fiscalía General.

El funcionario, cuyo despacho es clave en el procesamiento penal de narcotraficantes, también se mostró en desacuerdo en suspender o acabar la fumigación de cultivos de coca, materia prima de la cocaína.

La "fumigación no se puede acabar", aunque sí hay que tratar de "disminuir el impacto ambiental", añadió el fiscal, quien ha sido descrito por los rebeldes como un funcionario con una "posición coherente y valiente a favor de las conversaciones de paz" entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla.

Los rebeldes han dicho que debieron imponer un sistema "de tributación y de regulación" en zonas de cultivo de coca, pero porque coincidían con áreas en las que hacen presencia histórica los insurgentes.

Desde inicios de año las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia han insistido en legalizar los cultivos de marihuana, amapola y hoja de coca, así como el consumo de drogas derivadas, y como parte de una política de reordenamiento en el uso de la tierra.

Tales propuestas rebeldes han surgido en el marco de negociaciones de paz que se realizan desde fines del 2012 en Cuba con delegados del gobierno de Santos, quien ha dicho que la legalización debe ser producto de una discusión global y no sólo de Colombia.

Las partes actualmente debaten precisamente el tema de una "solución al problema de las drogas ilícitas", uno de los seis puntos que contempla la agenda de discusiones.

En la jornada los rebeldes reiteraron propuestas como las de suspender la fumigación de cultivos ilegales y tanto la "descriminalización de los consumidores" como la "descriminalización de los pobres del campo" o de los cultivadores.

En Colombia, un país de 114 millones de hectáreas, en el 2012 existían al menos 48.000 hectáreas sembradas de coca, según el más reciente informe de las Naciones Unidas.

AP