11 de marzo de 2013 / 03:53 a.m.

Seúl -Incheon • Corea del Norte cortó hoy la única línea de comunicación entre las dos Coreas ubicada en la fronteriza aldea de tregua de Panmunjom después de que Corea del Sur y Estados Unidos iniciaran un nuevo ensayo militar, informó a Efe una portavoz del Ministerio de Unificación de Seúl.

El ministerio trató de establecer una conexión telefónica sin éxito a primera hora, lo que indica que, tal y como amenazó la semana pasada, el Norte ha desconectado la única vía de comunicación con el Sur, utilizada generalmente para asuntos urgentes entre ambos vecinos, aseguró la portavoz.

El régimen de Kim Jong-un anunció la semana pasada que hoy, día del inicio de las maniobras "Key Resolve" entre Seúl y Washington, cortaría la línea de Panmunjom y anularía el acuerdo de armisticio que puso fin a la Guerra de Corea (1950-53).

Esta mañana Corea del Sur y Estados Unidos iniciaron hoy su ejercicio militar anual "Key Resolve" a pesar de las amenazas de Corea del Norte, que ayer prometió iniciar una "guerra sin cuartel" contra ambos aliados en plena escalada de declaraciones agresivas en la habitual retórica belicista del país.

Ante el inusualmente elevado tono de las amenazas de Corea del Norte, las fuerzas conjuntas de defensa de Seúl y Washington mantienen una elevada alerta ante el temor de que el régimen comunista lleve a cabo algún tipo de agresión física contra el Sur.

Los aliados, cuyo ejercicio militar "Key Resolve" se combina con otro actualmente en curso, el "Foal Eagle", barajan además que Pyongyang también comience maniobras militares a gran escala esta semana.

Las amenazas del Norte, que estos días han generado un ambiente de alta tensión en la península coreana, responden no solo a los ejercicios militares de quienes considera "enemigos" sino también a la reciente ampliación de sanciones de la ONU al país comunista.

El pasado jueves el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó por unanimidad la resolución 2094, que amplía las sanciones al régimen de Kim Jong-un por su última prueba nuclear, la tercera después de 2006 y 2009, que tuvo lugar el pasado 12 de febrero.

Estados Unidos mantiene 28 mil 500 efectivos en territorio surcoreano para defender a su aliado ante un hipotético ataque del Norte, seis décadas después de finalizar la Guerra de Corea con un armisticio que hasta hoy sitúa a Norte y Sur técnicamente enfrentados.

EFE