Manuel Juan Somoza
24 de agosto de 2013 / 09:16 p.m.

 

La Habana  • Pese a una fuerte campaña en contra, los primeros 400 médicos cubanos, de un total de cuatro mil contratados, llegaron a Brasil para sumarse al ambicioso plan del gobierno de la presidenta Dilma Rousseff de llevar la salud a comunidades marginales y campesinas.

El ministerio cubano de Salud informó hoy que este fin de semana se completará el primer desembarco de médicos isleños, que “seguirán el modelo de cooperación internacional” que La Habana mantiene con otros 58 países de América, África y Asia.

En todos esos lugares Cuba “organiza misiones colectivas de prestación de servicios médicos, cuyos profesionales mantienen su vínculo laboral, salarial y de seguridad social con el sistema de salud cubano”, puntualizó el ministerio nacional, en respuesta a una campaña de opositores, que primero cuestionaron la capacidad profesional de los cubanos y ahora critican la forma de pago que se les aplicará.

Cuba presta servicios médicos gratuitos a países empobrecidos como Haití y cobra esta práctica en otros lugares como Sudáfrica o Venezuela, en función de acuerdos entre gobiernos y pagando a sus médicos un porcentaje del total que se acuerde.

Pese a que los enemigos de esta fórmula dicen que el gobierno cubano paga “salario de esclavos”, el hecho cierto es que esos médicos disfrutan de ingresos superiores a los de sus similares en la isla.

Según el ministerio de salud brasileño, el programa “Más doctores” abarcará tres mil 500 localidades, con la participación de unos 15 mil médicos brasileños y extranjeros. Estos últimos cobrarán cuatro mil 80 dólares mensuales.

En el caso de los cubanos, sus salarios serán enviados a la isla a través de la Organización Panamericana de la Salud y La Habana realizará los pagos, puntualizó. En tanto, Fernando Menezes, secretario adjunto en el ministerio de salud brasileño, dijo que los cubanos ganarían unos mil 600 dólares mensuales. Un médico especializado en medicina general suele ganar en la isla el equivalente a unos 45 dólares.

El ministerio de Salud cubano dijo además que “la motivación (…) de los médicos que optan por ir a Brasil está basada en el interés recíproco de ambos países, la solidaridad y amistad y la disposición de prestar servicios en los lugares donde más se les necesite”.

La exportación de servicios, incluido el trabajo de los médicos y las ventas de medicamentos, constituyen para Cuba una de las principales fuentes de ingresos de moneda dura, por encima de sectores como el turismo.