30 de junio de 2013 / 04:46 p.m.

Berlín • Las autoridades alemanas desenmascararon a dos agentes del Servicio de Inteligencia Militar ruso (GRU, en sus siglas en ruso), acreditados como diplomáticos en la embajada de Berlín y que mantenían contactos con un traficante de armas.

Las actividades de los agentes, reveladas hoy por "Der Spiegel", fueron detectadas después de que pretendieran adquirir un visor infrarrojo del fabricante estadounidense Raytheon, cuya exportación está prohibida.

Ambos fueron obligados a dejar sus puestos en la embajada rusa y abandonar Alemania, apunta la citada publicación, según la cual el caso ha complicado aún más las relaciones bilaterales entre Berlín y Moscú.

En los próximos días se dictará sentencia en la Audiencia de Stuttgart contra una pareja de presuntos espías rusos que durante más de veinte años trabajó para Moscú, uno de los procesos sobre espionaje más importantes desde el final de la guerra fría.

Los dos presuntos espías, detenidos en 2011, tienen algo más de cincuenta años y vivían en Alemania como una familia normal con los nombres falsos de Heidrun y Andreas Anschlag, padres de una hija.

La Fiscalía estima que sólo entre 2008 y 2011 podrían haber filtrado a Rusia alrededor de quinientas notas y documentos relacionados con la Alianza Atlántica, la UE y el Gobierno holandés, con informaciones, por ejemplo, sobre las misiones en Kosovo, Afganistán o Libia.

 — EFE